Añoranza (9º Poema del Poemari “El alivio en mis versos”)

Hojas secas veo caer de ramas

desnudas cual reflejo de mi alma

en el espejo al atardecer,

son recuerdos de tu débil presencia

que hacen recordar tu existencia

hasta oscurecer.

Lágrimas ya no caen del lagrimal,

la última se perdió en el tiempo

en el aire se evaporó. ¿ Y qué hago yo

si  las penas no puedo desahogar?

¿Por  qué te fuiste a un lugar

dónde no puedo verte?

fue muy egoísta por tu parte

sé que no pude salvarte y eso duele.

Al anochecer miro hacia arriba,

y solo veo la estrella que más brilla

que me envuelve con su luz blanca

y me da paz y armonía.

Cuando el cielo llora con sus lágrimas,

húmedas ramas y desnudas ásperas

al tacto cuando las tocas  lo notas,

no  igual que el alma  que

al tacto nada de eso denotas,

ya se hace denotar de otra forma

sintiendo en la piel la esencia.

Autor: Miguel Esono
Imprimir article
Comenta aquesta notícia