En la línea de las imágenes que Ximo Asensi compartió con nosotros el pasado lunes, el vecino Rafael Bertomeu nos envía este poema el cual perfectamente se le podría referir también en la Torre Bofilla.

El viejo torreón

Erguido orgulloso

en el páramo inerte de la noche

elevas tus viejos ladrillos

exigiendo tu derecho a vivir,

a seguir entre nosotros,

si acaso como un viejo vigilante

en la penumbra de la tarde.

Tu probada lealtad

protegiendo al pueblo que te vio nacer

ha quedado ya olvidada.

Apenas nadie recuerda tu historia,

quien eras, para que servías,

a quien entregaste tu juventud desventurada,

quien te abandonó a tu suerte

sin preguntarte nada.

Erguido orgulloso

en el páramo inerte de la noche

sólo esperas que la casualidad o la suerte

no te dejen morir.

Autor: Rafael Bertomeu
Imprimir article
Comenta aquesta notícia