PASIÓN

Acaríciame,

desliza tus manos sobre mi piel desnuda,

haz que se estremezca mi cuerpo,

que dude mi educación.

Envuélveme en ese velo suave

que niega mi religión.

Acaríciame,

recorre mis lugares íntimos

despertando mi pasión.

Bésame,

no me dejes pensar,

llévame a ese mundo desconocido

donde nada es realidad.

Ven, entra conmigo,

no tengas miedo,

nadie te hará daño,

allí solo hay amor, placer y libertad.

         Rafael Bertomeu.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia