La consellera de Justicia, Administración Pública e Interior, Gabriela Bravo, ha ordenado a la policía adscrita que inicie una investigación sobre un vídeo en una cuenta de Twitter. En el vídeo se muestra a una pareja de agentes de servicio y en su vehículo oficial refiriéndose a esta persona mencionada con términos y calificaciones impropias no sólo de un agente de seguridad, sino de cualquier ser humano.

Bravo quiere dejar claro que considera “inadmisible, intolerable y un atentado contra la dignidad de cualquier ser humano” lo que se escucha en dicho vídeo y asegura que desde su departamento “no se va a permitir este tipo de vocabulario indecente y ofensivo, y menos aún de un agente de la ley”.

Y es que la respuesta y las actuaciones de los agentes de la autoridad fuerzas y cuerpos de seguridad, como es el caso de la Policía Local, “tienen que estar sometidos siempre a los principios de proporcionalidad, oportunidad y congruencia”, recuerda Bravo.

La consellera ha abierto un procedimiento de investigación interna para averiguar quiénes son los autores de estos insultos y ha anunciado que, en el caso de que se compruebe que han existido comportamientos vejatorios hacia un ciudadano, pondrá en conocimiento de la Fiscalía los hechos para que se actúe en consecuencia con todas las herramientas que permita la ley.

Por su parte, el ayuntamiento de Benidorm ha abierto un expediente disciplinario y ha ordenado la suspensión provisional de funciones de los dos agentes que intervienen en un vídeo difundido hoy en el que aparecen vejando y humillando a una persona transexual.

En un comunicado, el gobierno local, del PP, ha informado de que ante la consideración de que los hechos pudieran ser constitutivos de infracción penal “va a dar cuenta a la autoridad judicial para el esclarecimiento de los hechos y depurar posible responsabilidades”.

El consistorio ha rechazado los hechos, así como “el contenido lamentable e indignante” de las declaraciones que aparecen en las imágenes y aclara que las mismas constituyen “un hecho absolutamente aislado y sin precedentes en nuestra ciudad”.

El comunicado finaliza subrayando que Benidorm ha sido siempre un modelo avanzado de convivencia y que actuaciones como esa “dañan al conjunto de la sociedad y a la profesionalidad del Cuerpo”.

En el vídeo está siendo investigado por la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, dependiente del Ministerio de Igualdad, la Conselleria de Justicia y que será objeto de expediente administrativo por parte de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas valenciana.

Mientras, el grupo municipal socialista (en la oposición) ha exigido al alcalde, al concejal de Seguridad Ciudadana y al comisario jefe de la Policía Local que investiguen el vídeo y que actúen “con total rotundidad y ejemplaridad ante un posible delito de odio y de vulneración de derechos fundamentales”.

El PSPV-PSOE ha calificado el vídeo de “intolerable y vergonzoso” máxime por estar protagonizado por agentes “que deben velar para impedir que se produzcan delitos de odio como los que se observan en el vídeo”.

El comunicado del grupo socialista concluye señalando que dichas actitudes deben ser “consecuentemente castigadas” y advierten de que “no permitiremos titubeos”.

Por otra parte,  la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas va a abrir un expediente administrativo para investigar si la actuación de los agentes de la Policía Local de Benidorm que insultan a una persona transexual supondría una infracción de la conocida como Ley Trans, según fuentes de este departamento de la Generalitat.

La Ley 8/2017, de 7 de abril, integral del reconocimiento del derecho a la identidad y a la expresión de género en la Comunitat Valenciana considera una infracción contra la misma utilizar o emitir expresiones vejatorias contra personas trans, sus parejas, personas allegadas o sus familias por su identidad o expresión de género en la prestación de un servicio público.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia