(EFE) La Comunitat Valenciana ha sido la tercera Comunidad autónoma con mayor incremento del paro en términos absolutos, sólo superada por Cataluña y la comunidad de Madrid, tras el aumento del desempleo de un 9,49%. A su vez, la provincia de Valencia es la tercera de las 52 de España donde más subió el desempleo, tras Madrid y Barcelona.

Según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, durante el primer mes completo del estado de alarma por el coronavirus, el paro subió en las tres provincias de la Comunitat, sobre todo en la de Valencia (18.830 personas y un 9’69 % más), seguida de Alicante (15.282 parados y un 9’27 % más) y Castellón (4.003 personas y un aumento del 9’39 %).

En España, el paro registrado en los servicios públicos de empleo (SEPE) registró un fuerte incremento en abril con 282.891 desempleados hasta alcanzar los 3,83 millones de personas, un nivel que no se veía desde mayo de 2016 y que supone un aumento del 7’97 % respecto a marzo.

De los 439.942 parados que tiene en estos momentos la Comunitat Valenciana, 213.209 corresponden a la provincia de Valencia; 180.122 a la de Alicante y 46.611 a la de Castellón.

El aumento interanual del paro ha sido del 19’32 % en la provincia de Valencia (34.519 personas más que en abril de 2019); del 22’31 % en la de Alicante (32.853 parados más) y del 18’96 % en la de Castellón (7.429 desempleados más).

El número de parados extranjeros registrados en la Comunitat Valenciana asciende a 71.363, un 12,46 % más que el mes anterior y un 28’42 % más que en abril de 2019, con un total de 30.547 parados comunitarios y 40.816 extracomunitarios.

Del total de personas paradas que hay en la Comunitat Valenciana, 251.939 son mujeres y 188.003 son hombres, mientras que, por edades, hay 37.630 personas desempleadas que son menores de 25 años.

Por sectores, es el de los servicios el que acumula el mayor número de personas en paro (306.062), seguido a gran distancia de la industria (58.134), la construcción (36.774) y el colectivo sin empleo anterior (25.174), mientras que el sector que menos parados registra es la agricultura, con 13.798.

En abril, 26.249 trabajadores del sector servicios fueron a las listas del paro, frente a los 5.433 de la construcción, los 3.495 de la industria, los 2.437 del colectivo sin empleo anterior y los 501 de la agricultura.

Por lo que respecta a la cifra de contratos firmados durante abril, se registraron un total de 61.881 (de los que 55.559 fueron temporales), lo que supone una caída del 49’25 por ciento respecto al mes anterior y 60.046 contratos menos, y un descenso del 61’87 por ciento y 100.412 contratos menos que en abril de 2019.

En total, en la Comunitat Valenciana se mantienen vigentes 492.877 contratos, el 11’79 % de ellos de carácter indefinido (58.101 contratos) y el 88’21 % temporales (434.776).

Tras conocer los datos, el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, ha destacado que la prioridad de la acción de Labora y de la Conselleria de Economía será “proteger a los trabajadores y al tejido productivo valenciano, y hacerlo de forma ágil, garantizando derechos y asegurando el acceso a los recursos necesarios”.

El incremento de parados está relacionado “con la situación de emergencia sanitaria que vivimos, que ha golpeado fuertemente las expectativas y la capacidad de negocio de las empresas valencianas”, ha manifestado.

Desde la CEV han lamentado el desplome de la actividad económica y empresarial en abril, que ha elevado la cifra del paro registrado, con un dato de marzo-abril de 111.795 parados más, y han indicado que la repercusión está siendo más aguda en la Comunitat que en la media nacional.

Además, la patronal indica que estos datos no incorporan a los afectados por los ERTE y todavía no reflejan la repercusión real de la crisis sanitaria sobre la economía, las empresas y las familias.

Para CCOO PV, ahora “toca avanzar” en las medidas de reconstrucción económica y social, que pasan por el refuerzo de las políticas activas de empleo (orientación y formación, especialmente enfocada a salvar la brecha digital) y la reactivación económica con la inversión en sectores industriales y reconversión de empresas para la producción nacional, “sin volver a modelos de precariedad laboral”.

CSIF ha alertado de que los datos pueden empeorar en los próximos meses si se confirman “las negras perspectivas sobre el turismo”, y ha reclamado actuaciones “inmediatas y contundentes” del Consell para promover la creación de empleo, también público para garantizar los servicios esenciales.

Intersindical Valenciana ha exigido profundizar en las medidas sociales, laborales y económicas para proteger y garantizar los derechos laborales de los trabajadores, y apuesta por un plan de choque social que contemple las necesarias para evitar que sean los trabajadores quienes paguen esta crisis.

El portavoz de Empleo del PP en Les Corts, Juan Carlos Caballero, ha calificado de “dramáticos” los datos de paro y se ha preguntado “qué más tiene que pasar, cuántos valencianos más tienen que perder su empleo para que Ximo Puig reaccione y tome medidas”.

Según el diputado de Ciudadanos (Cs) en Les Corts Tony Woodward, el aumento del paro demuestra que las políticas de empleo del Consell “han primado la temporalidad y la baja calidad”.

Por su parte, el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, ha destacado que la prioridad máxima de la acción de Labora y de la Conselleria de Economía Sostenible será “proteger a las personas trabajadoras y al tejido productivo valenciano y hacerlo de forma ágil, garantizando derechos y asegurando el acceso a los recursos necesarios”.

Nomdedéu ha manifestado que, para hacer frente a esta situación de emergencia, “desde Labora y la Generalitat, nos hemos centrado plenamente en la provisión de información y en la puesta en marcha de medidas de urgencia para apoyar a las empresas, los autónomos y los trabajadores y trabajadoras”.

“Con la colaboración del Estado -ha informado- hemos agilizado al máximo los trámites para la gestión de los ERTE, automatizando el alta a las oficinas de Labora y haciendo un esfuerzo muy importante para resolver los expedientes el más pronto posible”.

Además, el director general de Labora ha adelantado que, en breve, se lanzará una convocatoria extraordinaria de ayudas directas para el personal autónomo que ha tenido que cerrar o ha sufrido una disminución del negocio del 75 %, con una dotación de más de 57 millones de euros.

“En este periodo de excepcionalidad, el compromiso del Servicio Valenciano de Ocupación y de la Generalitat está claro: no dejaremos a nadie atrás y nos dejaremos la piel”, ha afirmado Nomdedéu.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia