El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha pedido “disculpas” a los “miles de empresarios y autónomos” valencianos que habían adaptado sus negocios pensando que podrían reabrir este lunes y finalmente no podrán hacerlo, ya que no toda la Comunitat pasa a la fase 1 de la desescalada.

Tras participar en la reunión de presidentes autonómicos con el presidente del Gobierno sobre la crisis del coronavirus, Puig ha señalado en rueda de prensa que esos empresarios “tienen motivos para quejarse, claro”, y ha defendido que el Consell estaba “convencido” de que cumplía los criterios para pasar de fase.

“Quiero pedirles disculpas y compartir su malestar por que se hayan visto frustradas esta semana las expectativas que tenían”, ha aseverado el president, quien ha defendido que toda la Comunitat Valenciana “necesita ir abriéndose ya, de manera segura y sin relajación social”, y no perder “un segundo en el camino de la recuperación social y económica”.

El president, quien ha señalado que aún no ha analizado el impacto económico que puede suponer que no toda la Comunitat avance de fase, sino solo diez de los veinticuatro departamentos de salud, ha señalado que siente “muchísimo” esta situación, y ha pedido “una dosis mayor de paciencia”.

Puig ha explicado que las Comunidades autónomas han pedido al Gobierno que la toma de decisiones sobre el pase de fases se haga “lo más pronto posible, para que pueda haber más capacidad de reacción”, o de lo contrario para la ciudadanía es “muy difícil gestionar la vuelta a la normalidad”.

Valoraciones de Puig de no pasar a la Fase 1

Puig, ha pedido este domingo que “quede claro” que la Comunitat Valenciana “no ha suspendido ningún examen ni ha hecho nada mal” para que no pase en su conjunto a la fase 1 de la desescalada mañana, sino que se han “cambiado las reglas de juego a mitad del partido”.

El president ha señalado en rueda de prensa que la Comunitat cumplía los criterios técnicos exigidos para pasar en su totalidad de fase, entre los que no figuraba, como se pide ahora, hacer test de coronavirus a los casos con síntomas leves.

Puig ha afirmado que no hará de este asunto una “confrontación”, pero ha alertado de que “lealtad no es sumisión”, y ha exigido tanto al ministro de Sanidad como a Pedro Sánchez que se estudie de nuevo el plan de desescalada remitido por la Comunitat para que “se revierta lo más pronto posible” la decisión adoptada.

Ha lamentado que el informe de 232 páginas de la Conselleria de Sanidad -que se va a colgar en su página web- no ha recibido una respuesta “por escrito” del Ministerio, lo que no es “serio ni riguroso”, y ha insistido en que, en lugar de dar “explicaciones por píldoras”, se les diga por escrito y con “criterios objetivos” por qué solo avanzan de fase 10 de los 24 departamentos de salud.

Puig ha asegurado que la Generalitat ha sido hasta ahora “propositiva, respetuosa y leal” con el Gobierno de España, y así lo continuará siendo, pero ha recalcado que es necesaria “la cogobernanza, la corresponsabilidad y la cooperación”, lo cual exige “transparencia, reciprocidad y reglas objetivas”.

El president ha afirmado que espera que “más pronto que tarde” el Ministerio les remita el informe que han pedido “por activa, pasiva y perifrástica” con las razones científicas por las que la Comunitat no pasa de fase, y ha afirmado que no cree que haya un “maltrato específico” ni “animadversión” hacia esta región, ni ve “teorías conspirativas” o “conspiranoicas”.

Ha insistido en que lo que quieren es que “simplemente se aclare” una decisión que para la Generalitat ha sido “desacertada” y “tiene consecuencias”, porque “cumplía los parámetros establecidos” y la comparación contras autonomías “es muy odiosa”, para poder tener un “horizonte de certeza”, porque si se cambian las reglas a mitad hay que explicarlas.

Puig ha afirmado que no hay un “distanciamiento con el Gobierno”, sino un “desencuentro puntual” o una “diferencia de criterio, nada más”, en esta cuestión, y ha insistido en la necesidad de que “a situaciones similares, reglas similares”.

Ha opinado asimismo que en España la “cogobernanza está funcionando” y se está imponiendo “la cultura federal”, como se puede ver en la participación del Gobierno vasco o el catalán en la conferencia de presidentes para hablar de la pandemia.

Puig ha señalado finalmente que “la cara real de la pandemia” en la Comunitat Valenciana en estos momentos “ya es mucho más la cara de quienes se curan que la de quienes por desgracia empeoran o pierden la vida”.

Ha defendido que la Comunitat está “mejor” que hace una semana “y mucho mejor” que al inicio de la pandemia y que los datos sanitarios invitan a “cierto optimismo”, pues ocupa el puesto 14 entre las 17 comunidades en tasa de contagio y ocupa el puesto 12 en tasa de mortalidad. “Esta es la aportación valenciana a la mejora general de España”, ha aseverado.

Por su parte, la subdirectora general de Epidemiología, Herme Vanaclocha, ha indicado que todos los centros de salud de atención primaria de la Comunitat Valenciana, sean de departamentos que hayan pasado a la fase 1 como los que se han quedado en la fase 0, van a realizar desde este lunes test PCR a todos los sospechosos de COVID con sintomatología leve.

Así lo ha indicado, que ha defendido que la Comunitat Valenciana ha cumplido “a rajatabla” el protocolo del Ministerio de Sanidad para hacer estas prueba solo enfermos con síntomas para su ingreso y ha dicho que les ha “sorprendido” el cambio de criterio al respecto.

Vanaclocha, que es miembro del consejo asesor del Gobierno para la pandemia del COVID-19, ha asegurado que la Comunitat está preparada y tiene capacidad para realizar estas prueba a partir del lunes y ha hecho hincapié en que les han dicho que han “hecho pocas analíticas de casos leves”, pero “no” tenían “que hacer ninguna”.

Aún así, ha explicado que han realizado un 30 % de esas pruebas a sospechosos leves y ha reprochado que a última hora “haya entrado en valor un indicador que no se nos había explicado”, algo que no estaba en los parámetros y que “ha sido la sorpresa” y lo que ha hecho que no esté en fase 1 toda la Comunitat.

“La capacidad para hacer PCR es muy amplia y cumplimos todos los requisitos que se van a poner en marcha”, ha apuntado y ha explicado que en estos momentos, en los laboratorios de microbiología del sistema sanitario público hacen 3.000 pruebas PCR diarias y pueden llegar a “duplicar (llegar a 5.700) e incluso triplicar” esa cifra.

Según ha detallado, si cuentan con los laboratorios de las funciones y universidades que han pedido la capacitación al Ministerio de Ciencia y Tecnología podrían llegar a hacer 9.600 pruebas diarias e incluso más si fuera necesario.

“Sabíamos que tendríamos que trabajar con las PCR pero a partir del lunes 11 de mayo” como indica el protocolo colgado en la web del Ministerio de Sanidad, ha explicado Vanaclocha, que ha insistido: “Por eso no las hemos hecho antes”.

“El protocolo dice que las personas con sintomatología leve, algo tos, poca fiebre, dolor garganta o fatiga tiene que estar seguidas por el médico de Atención Primaria pero no hacerle la prueba, por tanto, hemos cumplido a rajatabla en protocolo”, ha sentenciado.

Ha recordado que a partir de mañana este cambia y “habrá que hacer test a todos los enfermos leves” y ha añadido que “a partir del lunes, no solo en las zonas de la fase 1 sino en toda la Comunitat, todos los centros de atención primaria tienen que hacer la prueba”.

Vanaclocha ha sostenido que se han mantenido reuniones para determinar cómo debería hacerse y se han lanzado las instrucciones tanto a nivel de salud pública como de atención primaria y ha defendido que “hay equipos EPI en todos los centros”.

La subdirectora general de Epidemiología de la Generalitat ha asegurado que “no quiere ninguna confrontación” y su relación con los profesionales del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias “es absolutamente excepcional”.

“Simplemente, nos ha sorprendido que un valor que en principio no estaba puesto en marcha porque el procedimiento no lo exigía, ahora nos da la sensación, porque no tenemos la información, de que es un elemento clave para que podemos haber pasado a la fase 1, ha concluido.

Puig reclama transparencia e igualdad entre españoles en el reparto de fondos

A su vez, Puig, ha sostenido que el reparto de los fondos del Gobierno a las Comunidades Autónomas no ha de seguir los criterios del sistema de financiación sino criterios transparentes, objetivos y que respeten la singularidad de los territorios y la igualdad de los ciudadanos.

El president de la Generalitat ha aplaudido la decisión del Gobierno de flexibilizar los ERTE, así como la necesidad de ayudas europeas para el impulso económico, de un protocolo turístico a nivel europeo y la unión a la hora de dar ayudas a empresas y ciudadanos.

Ha agradecido la “sensibilidad del Gobierno por el hecho de que la Comunitat ya ha recibido más de la mitad de los 2.200 millones que estimó para facilitar la liquidez y ha asegurado que se encuentran en fase de “debate” del reparto de los fondos del Gobierno para las comunidades autónomas.

Al respecto, ha apuntado que “no entenderíamos que se hiciera en base al sistema de financiación”, aunque algunas comunidades lo hayan pedido porque se “sienten cómodas”.

“Nosotros no estamos cómodos”, ha aseverado y ha añadido: “Aceptamos que haya una parte destinada a la pandemia que tenga muy en cuente el gasto de cada comunidad pero el actual sistema de financiación no puede ser el sistema de reparto”.

Puig ha defendido que habría que reconocer a quien “ha hecho más esfuerzo fiscal” y ha apuntado que los criterios “han de ser siempre transparentes, objetivos, evaluables y se ha de respetar la singularidad de los territorios y siempre la igualdad entre los españoles”.

También ha apuntado que las políticas de impulso económico “o serán europeas o no serán” porque España “no tiene la capacidad para hacer frente al gran gasto y la gran inversión que necesita el país para salir adelante”.

“Es importante, y así lo he recalcado en la reunión, que la voz, la participación y la decisión de las comunidades autónomas tenga el peso que corresponde en ese plan de recuperación para poder ir avanzando propuestas”, ha apuntado.

Ha resaltado la necesidad de un protocolo europeo en el sector turístico, en lo que ha coincidido con comunidades como Baleares y Canarias, para “que se den condiciones de seguridad para todos los ciudadanos europeos”.

“Si existe el marco Schenguen en el ámbito de la seguridad, también ahora en la seguridad sanitaria ha de existir”, ha agregado el president.

Ximo Puig ha asegurado que hay que ir a “una unidad de acción en las ayudas” y eso ha sido algo en lo que han coincidido también comunidades como Cataluña, Andalucía y Aragón, entre otras.

“Necesitamos poner por delante el interés de los ciudadanos y las empresas de qué institución en cada momento tiene que hacer una cosa u otra porque si no, lo que hacemos es distraer y dificultar el acceso real a las ayudas”, ha explicado y ha añadido que para ello quieren contar con la Federación Valenciana de Municipios y Provincias.

Según Puig, “lo importante son los ciudadanos y la empresas no la institución que da la ayuda o ayuda a desarrollar una actividad” y por eso ha defendido que “hace falta desmocratizar, agilizar y poner la mayor inteligencia institucional al servicio de la economía”.

Para ello, ha pedido que se plantee “una moratoria de alguna normativa, siempre respetando la sostenibilidad, el medio ambiente y lo que signifique la alianza social pero hay que dar más rapidez para la recuperación, la reconstrucción y la inversión”.

Ha calificado de “positiva” la flexibilización de las medidas de los ERTE, una decisión que habían reclamado desde hace tiempo, porque “se ha adoptado en un marco de diálogo social” y ello “da garantía de fortalecimiento de la sociedad española”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia