La Policía Local de Valencia ha elevado al Ministerio de Interior una propuesta de denuncia al Arzobispado porque ayer domingo, festividad de la Virgen de los Desamparados, se abrió la Basílica y se propició la aglomeración de fieles para ve la imagen de su patrona.

El concejal de Protección Ciudadana de València, Aarón Cano, ha indicado que habían puesto agentes en la plaza de la Virgen porque pensaban que podría “ir gente de forma particular” pero “no” que el Arzobispado pudiera abrir la puerta “sin avisar y sin mediar palabra”.

Fuentes del Arzobispado señalaron que la misa se ha realizado a puerta cerrada sin fieles y al terminar se abrió la puerta y la imagen peregrina se pudo ver desde el interior y sin salir “apenas el tiempo que dura la interpretación del himno”.

Así indicaron que la imagen la pudieron ver las personas que estaban en ese momento en la plaza e hicieron hincapié en que había varias patrullas de la Policía Local, “que no intervinieron”, y que los miembros de Cruz Roja “advirtieron a la gente que guardara las medidas de seguridad”.

Las mismas fuentes explicaron que como cada día del estado de alarma el tempo se abre dos horas por la mañana y otras dos por la tarde y que este domingo la apertura entró “dentro de la normalidad de cada día”.

No obstante, señalaron que al pensar que este lunes se pasaba a la fase 1 de la desescalada, se había intensificado la desinfección del templo y se habían marcado los bancos para que la gente supiera dónde se podía sentar y como cada día se controló el aforo y las distancias y no se dejó entrar a nadie sin mascarilla.

Aarón Cano explicó que tienen vídeos en los que se ve cómo la gente se aglomera a las puertas de la Basílica para ver la imagen de la conocida popularmente como Geperudeta y cómo le aplauden y la vitorean.

“Si hubieran pedido permiso, hubiéramos dicho que no porque podría pasar lo que ha pasado”, incidió el edil, quien apuntó que la Iglesia Católica “es un espejo en el que se miran miles de personas” y en este caso “hay que ser ejemplarizante”.

“La gente en ese momento estaba guardando las medidas de seguridad pero cuando se abrió la puerta y apareció la imagen, se  concentraron en un punto de la iglesia”, relató.

Ante estos hechos y en pleno estado de alarma, explicó, la Policía Local hizo un informe y una propuesta de denuncia contra el Arzobispado de València, que elevan al Ministerio de Interior, que deberá determinar si tiene que haber sanción.

“Nuestro informe es totalmente aséptico, somos meros relatores y no emitimos juicios”, apuntó y subrayó en que “más allá de una posible sanción, lo importante es que estamos diciendo que las concentraciones de gente son uno de los elementos más peligrosos de la pandemia”, por lo que pidió “responsabilidad”.

“Estamos hablando de un sentimiento, de algo que nace del corazón y cuando la gente ha visto a la Virgen, es normal que se haya acercado a aplaudirla y a gritarle ‘viscas’ “, concluyó.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia