La Dirección General de Cultura y Patrimonio de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, ha elaborado protocolos con recomendaciones para la fase 1 de desescalada. En esta fase 1 se puede proceder a la apertura de las bibliotecas y los museos dependientes de la Generalitat Valenciana. El documento recoge las medidas de seguridad e higiene para los empleados, empleadas, usuarios, usuarias, visitantes, documentos y obras de arte.

Los protocolos se han realizado teniendo en cuenta los y las profesionales de cada materia y están basados en la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, del Ministerio de Sanidad, y en coordinación con la Consellería de Sanidad Universal y Salud Pública.

Los dos protocolos coinciden en las normas de seguridad generales relativas a mantener la distancia de dos metros entre personas, planificar y adquirir protecciones individuales y estructurales para los trabajadores, trabajadoras y los usuarios y usuarias, desinfectar y tener higiene personal y de espacios de manera constante y limitar el aforo en espacios públicos en un tercio. Pero cada texto tiene unas normas específicas según las características particulares de cada espacio cultural.

El protocolo de los museos ha sido redactado con las opiniones de los y las profesionales de los museos y de la restauración de bienes amueblas e inmuebles y del *IVCR+y. Con el fin de mantener la distancia social entre el personal y el público, se tienen que tomar medidas de protección, tanto a la recepción como las salas de los museos.

Por eso se instalarán, si es necesario, mamparas divisorias transparentes para azulejos o tablas de recepción, se establecerán recorridos marcados y con sentido único, se colocarán dispensadores con hielo *hidroalcohòlic para uso del público, marcas de las distancias ante las obras en que se puede acumular público y cartelería con las nuevas normas de uso para los y las visitantes, en la entrada y en lugar visible, y a los museos donde sea necesario se habilitará una puerta exclusiva para la salida.

Además, para evitar el contagio, se retirarán las audioguías y los folletos; los elementos museísticos táctiles tienen que permanecer fuera de uso o bien ser desinfectados después de utilizarlos y las taquillas de guardarropa tienen que permanecer cerradas; en el supuesto de que sean utilizadas para guardar mochilas o paraguas, el centro proporcionará a los visitantes bolsas individuales.

En cuanto a los espacios públicos y las obras de arte, la *IVCR+y ha elaborado unas recomendaciones por responsables de los centros de depósito cultural y para el personal responsable de su gestión. El *IVCR+y desaconseja una desinfección generalizada porque los espacios han sido cerrados sin entrar en contacto con el virus y los bienes culturales no se tienen que tocar.

No proceden, por lo tanto, fumigaciones y polvorizaciones en salas de museos, iglesias, archivos, depósitos de bibliotecas históricas y, sobre todo, en patios, pórticos, claustros, lugares arqueológicos o monumentos que están expuestos a la radiación ultravioleta, por la sensibilidad del virus a esta.

El que sí que se aconseja es la desinfección diaria de espacios de uso común o de , utilizando papel o trapos de microfibra humedecidos con una solución *hidroalcohòlica o jabones neutros, evitando siempre las gotas y las polvorizaciones. Si resulta imprescindible actuar directamente sobre estos, las acciones de limpieza siempre las tiene que realizar una persona experta en conservación y restauración de bienes culturales.

También aconseja habilitar un espacio, preferiblemente ventilado, para la cuarentena de entre 10 y 14 días de bienes de nuevo ingreso, de bienes que vuelven por finalización de préstamo temporal o de bienes que hayan tenido contacto con personal externo.

Las bibliotecas estarán abiertas para ofrecer el servicio de préstamo y devolución de materiales, pero en ningún caso se realizarán actividades culturales (presentaciones de libros, clubes de lectura, etc.) ni actividades de estudio en sala.

Se priorizará la petición previa, vía correos electrónicos o teléfono, de forma que cuando los usuarios vayan a la biblioteca ya estén preparados los préstamos para recogerlos. El acceso a la consulta de la colección para informar la *usuar y usuaria del material disponible se facilitará por guías bibliográficas o mediante consulta del catálogo de la biblioteca (vía Internet), fotocopias de *caràtules de libros, etc.

Los usuarios y usuarias tienen que guardar la distancia social y cumplir las normas de señalización y de higiene, como llevar guantes y desinfectarse las manos con el hielo a su disposición. Estará limitado el acceso libre a la colección y será el personal del centro el encargado de manipular los materiales.

Se clausurarán los ordenadores de uso público, los catálogos de acceso público en linea y otros catálogos, que tan solo podrán ser utilizados por el personal de la biblioteca.

Los materiales de la biblioteca devueltos pasarán un proceso de cuarentena durante un periodo mínimo de 14 días.

Para llevar a cabo la cuarentena de los materiales, se preparará una zona de devolución segura y se habilitará un espacio cerrado para almacenar los materiales durante el tiempo requerido, con contenedores, cajas o bolsas necesarias para aislarlos correctamente. Cada contenedor se etiquetará con la fecha de devolución y la fecha de finalización de la cuarentena para facilitar el control de los fondos.

Los dos protocolos incluyen recomendaciones tanto para los usuarios y usuarias como para los trabajadores y trabajadoras, obras de arte y libros que guardan los museos y las bibliotecas. Las recomendaciones dirigidas al personal y al mantenimiento de los edificios ya han sido puestas en marcha, puesto que los empleados se han incorporado gradualmente a sus puestos de trabajo.

Las guías de recomendaciones elaboradas por la Dirección General de Cultura y Patrimonio están a disposición de los espacios culturales públicos y privados.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia