Hoy dentro del pueblo de Bétera veremos los dos Ayuntamientos.

El antiguo situado en la Calle Mayor, es un edificio donde antiguamente estaban las “oficinas municipales” (como curiosidad donde ahora están situados los servicios, decían que era la cárcel), ha sido reconstruido y habilidad para sala o lugar de exposiciones, para mí tiene un encanto especial, además de los recuerdos, como ha quedado la rehabilitación, la fachada se ha mantenido igual, también la puerta de entrada y la puerta de interior que da al patio, toda la planta baja la han dejado diáfana como se ve, la parte de arriba también es diáfana exceptuando un rinconcito que le da un toque atractivo y subiendo más arriba, un espacio como de “buhardilla” pero con un balcón abierto que da a la planta.

Me gusta el uso que se le da, la lástima es que las distintas exposiciones que se hacen a lo largo del año no son demasiado visitadas por los vecinos y no es que no sean “atractivas” en materia y temas.

He dicho que me gusta y así es, aunque yo (y lo he vivido en la exposición de fotografía que hice) echo de menos una buena iluminación, también un buen sistema para “colgar y exponer” y, lo que es más importante, un buen acondicionamiento de temperatura, puesto que en invierno te puedes quedar congelado y en verano morirte de calor, lo hice saber a la alcaldesa el día que vino a ver la exposición y espero que algo sí que se haga. También lo sugerí porque algunos de los amigos que vinieron han expuesto en varios lugares y me comentaban que falta un buen planteamiento como sala de exposiciones y que debía de llevarse a cabo por gente especializada, que hay y muy buena.

El Ayuntamiento nuevo lo tenemos en la Calle Gascón Sirera, construido donde antes había un edificio que pasó por todas las funciones, escuelas, juzgados, etc, lo que hacía falta en cada momento. De hecho, la calle Salvador Giner le decían la calle de la escuela y hoy los mayores todavía lo conozcamos por ese nombre. Por otro lado y en la actualidad, pues eso, un edificio más o menos muy distribuido con una escala central ancha y vistosa para acceder a los distintos despachos, y como atractivo, los cuadros que vemos y podemos admirar al subir, unas pinturas de Conrado Meseguer de temas muy del pueblo (de este gran artista de Sueca, que se enamoró de nuestro pueblo y nuestra fiesta. Más adelante nos acercaremos a su fundación en el Camino la Pobla).

Lo dicho en otras ocasiones, para más y mejor información, la podéis encontrar entrando en internet en el CENTRO De ESTUDIOS LOCALES DE BÉTERA, por Jorge Alonso Berzosa, o bien en los libros de Amparo Doménech Palau, en el primero, BÉTERA, UN PUEBLO PARA TODOS, y también en el segundo del mismo título.

Las fotografías están hechas: las de interior con la cámara a “el aire”, configurada más o menos con un isso entre 100 y 320, y una apertura de diafragma f/ entre 3,5 y 5,6, la velocidad la que me dice la cámara, no obstante bajita, por los 60 y 80 y la panorámica del antiguo Ayuntamiento, hecho con trípode y disparador. Las de exterior también con la cámara al “aire” y una apertura de diafragma f/ entre 8 y 11, la velocidad de obturación la que me pide la cámara en cada una, sin embargo, al ser el día basta luminoso la mayoría por encima de 1/300. Todas están procesadas en lightroom.

Texto e imágenes de Ximo Asensi Alemany

Imprimir article
Comenta aquesta notícia