Un proyecto del Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante (Isabial) acaba de obtener una ayuda de 168.050 euros para financiar proyectos de investigación en torno al nuevo coronavirus. Esta ayuda la ha concedido el Fondo COVID-19, lanzado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Esta investigación, cuyo número de expediente es COV20/00236, se encuentra entre los más de 100 proyectos que han sido aprobados por el ISCIII hasta la fecha y, concretamente, entre las 48 concesiones de la Convocatoria de expresiones de interés para la financiación de proyectos de investigación sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19.

Está liderada por el Servicio de Microbiología del Hospital General Universitario de Alicante, a través de Isabial, en colaboración con la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche.

En él van a intervenir personas expertas en microbiología, biología molecular y bioinformática, y contará con el apoyo del Servicio de Medicina Preventiva y la Unidad de Enfermedades Infecciosas (UEI).

El objetivo principal del trabajo, titulado ‘Estudio del Microbioma y Viroma asociados a la enfermedad COVID-19’, es determinar un marcador que pueda predecir la gravedad de la infección.

La hipótesis de la que parte es que la interacción entre virus y bacterias con el SARS-CoV-2 se da de diferentes formas en pacientes leves y graves. Por ello, “se va a estudiar el microbioma y el viroma (bacterias y virus presentes en la mucosa respiratoria) asociados a la enfermedad COVID-19, mediante el uso de las técnicas de secuenciación masiva (NGS), para identificar de qué manera contribuyen al agravamiento de la enfermedad y esto puede abrir nuevas posibilidades en el pronóstico y tratamiento de estos pacientes”, ha explicado el jefe del Servicio de Microbiología, Juan Carlos Rodríguez.

Con ello, se podría generar un método de pronóstico sencillo (un kit rápido), con el que detectar de forma temprana a los pacientes que pueden evolucionar a un proceso grave.

“Disponer de esa información supondría una gran ayuda para el facultativo, quien podría ofrecer de manera precoz un mejor tratamiento a estos pacientes, al tiempo que permitiría una mejor planificación de los recursos”, ha apuntado Rodríguez.

Asimismo, el jefe de Microbiología ha hecho hincapié en que este método servirá de complemento a los datos clínicos y estará integrado en el estudio general del paciente.

Proyecto en sí

El proyecto tiene una duración de un año, aunque se espera disponer de resultados preliminares en unos tres meses. Se estudiarán alrededor de 1.000 muestras, entre las que han sido procesadas para la detección del virus SARS-CoV-2 en la provincia de Alicante.

Corresponden a pacientes de distinta gravedad, además de personas sanas, que han tenido un control negativo. Estas muestras proceden de la Colección COVID-19 del Biobanco de Isabial.

En este punto, cabe destacar que el Servicio de Microbiología ha sido estos meses el laboratorio de referencia para los departamentos de la provincia, exceptuando el Departamento de Elche, para la realización de las pruebas de COVID-19.

Asimismo, el Servicio de Microbiología cuenta, desde hace unos años, con una línea de investigación en secuenciación masiva; por ejemplo, en bacterias multirresistentes, en el estudio del microbioma de pacientes con transferencia de microbiota fecal o en la detección del viroma en hepatitis agudas, por lo que se está trasladando este conocimiento a la lucha contra la COVID-19.

Además, esto es posible por disponer de la última tecnología en secuenciación masiva o tecnología NGS, una técnica que todavía no está extendida en los laboratorios de Microbiología de la provincia de Alicante.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia