La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática se sumó ayer lunes en la declaración ‘De la crisis se sale cooperando‘. Se trata de un documento conjunto que han presentado todas las comunidades autónomas en referencia a la cooperación descentralizada y en respuesta a la crisis sanitaria mundial de la COVID-19.

En esta declaración se acuerdan “propuestas imprescindibles para promover el desarrollo sostenible en un mundo complejo, cambiante e interdependiente”. El documento, fruto del acuerdo y el interés para impulsar acciones conjuntas entre el Encuentro Autonómico anual celebrada en Euskadi el pasado mes de febrero y la que se llevará a cabo en Extremadura en 2021, persigue un objetivo común para las 17 comunidades autónomas y la Confederación de Fondo de Cooperación y Solidaridad suscribientes el escrito: situar en el centro el bienestar y la vida digna de todas las personas y futuras generaciones.

“Las comunidades autónomas y entes locales apostamos para consolidar alianzas y consensos políticos y sociales que permiten a la cooperación continuar invirtiendo y contribuyendo a garantizar un presente y un futuro sin dejar a nadie atrás”, explican en esta declaración que se ha hecho pública hoy. “Porque de la crisis se sale cooperando”, concluyen, apuntando hacia una apuesta decidida por el consenso dentro de la política de cooperación para el desarrollo.

Ante los impactos ocasionados por el coronavirus en las diferentes sociedades, que acelerarán sin duda una transformación global tanto a nivel económico, como social y político, desde la cooperación descentralizada se propone abordar los desafíos existentes desde una perspectiva local-global, que sea coordinada y complementaria. “La crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la interdependencia geográfica y entre los diversos ámbitos del desarrollo: salud, economía, protección social, medio ambiente… La visión *comprehensiva de la Agenda 2030 nos ofrece una oportunidad para afrontar una crisis como el actual desde un enfoque de derechos humanos, tanto en nuestro territorio como en el plan internacional”, sostiene el acuerdo.

Por otro lado, la cooperación descentralizada señala la necesidad de equilibrar el urgente y el importante: “La gravedad de la situación nos obliga a priorizar también aspectos a medio y largo plazo, como la revalorización de los bienes públicos globales, las consecuencias del cambio climático, o las causas de las grandes migraciones”.

Entre los acuerdos reflejados en esta declaración conjunta, figuran los de avanzar hacia la sostenibilidad, reforzar el público, reducir las brechas (también la digital) y la apuesta por el local. Además, “la respuesta a la pandemia ha posado de relevancia la aportación fundamental de las mujeres”, señalan, por lo cual se propone también reforzar y el enfoque de género en las políticas de cooperación para el desarrollo.

Finalmente, apuestan también por el fortalecimiento de la sociedad civil organizada y su participación en el diseño, gestión y evaluación de las políticas públicas, “puesto que desde su proximidad en las poblaciones más vulnerables pueden garantizar la defensa de sus derechos y que nadie se quede atrás”, aseguran desde la cooperación descentralizada. “La solidaridad internacional es una responsabilidad compartida e imprescindible para garantizar el futuro del Planeta”, concluye el escrito conjunto.

La cooperación valenciana, ha trasladado al resto de CCAA una serie de propuestas, en las cuales se está trabajando de manera urgente, como la reciente convocatoria de ayudas de concesión directa con carácter excepcional, por un importe de 500.000 euros, para actuaciones de emergencia para hacer frente a la COVID-19 en países de África Subsahariana, Oriente próximo y/o zonas de acogida de población refugiada o desplazada. Esta convocatoria, aprobada la semana pasada por el Comité Permanente de Acción Humanitaria de la Comunidad Valenciana, ha abierto el plazo de presentación de proyectos que finalizará el próximo 4 de junio.

Así mismo, se han declarado de interés general la convocatoria de Acción Humanitaria, por importe de 3.400.000 euros, publicada también la semana pasada, y en la misma línea se ha actuado respecto a la convocatoria de Cooperación Internacional al Desarrollo, con un importe de más de 21,6 millones de euros, la cual se publicará en breve.

Al mismo tiempo, los convenios de Acción Humanitaria, se han declarado especialmente orientados a cubrir las necesidades generadas por la pandemia de la COVID-19, y también hay en marcha una iniciativa para apoyar UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo) por un importe de 270.000 euros.

Angulo explicará estas propuestas este lunes a las 18 horas en el seminario virtual “De la crisis se sale cooperando“, organizado por las comunidades autónomas y entidades locales para reflexionar y plantear estas propuestas (consultar aquí).

Cada comunidad autónoma mantiene sus propias políticas de cooperación y líneas de subvenciones de ayudas y proyectos. Esta iniciativa conjunta es un gesto para ejemplificar y posar de manifiesto el compromiso con la solidaridad local global y el papel que las comunidades autónomas tienen que continuar ejerciendo por la cooperación para el desarrollo.

Junto con la declaración conjunta ‘De la crisis se sale cooperando‘, las comunidades autónomas también han acordado realizar un gesto conjunto de solidaridad con las poblaciones desplazadas y refugiadas en situación de especial vulnerabilidad agravada por la crisis de la COVID-19: son los casos de los campamentos saharauis de Tinduf y de las personas refugiadas palestinas a través de UNRWA. Las autonomías aportan un total de 2.455.000 euros, para estas iniciativas.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia