La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha dado a conocer esta semana que la Generalitat Valenciana tendrá cobertura contra incendios en cualquier punto del territorio.

En este sentido, Bravo ha querido destacar que nos enfrentamos a una de las campañas contra incendios forestales más difíciles de la historia; por ello ha presentado este martes el Plan de Lucha contra Incendios Forestales previsto para este verano 2020, que contará con un dispositivo de más de mil efectivos de diferentes organismos, coordinado por la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias (AVSRE).

Así pues, la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias tiene preparado, cada día, un dispositivo de 432 personas entre los medios terrestres y aéreos.
A estos se suman los medios de prevención de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica con sus observatorios forestales de vigilancia.

Completan el operativo los efectivos de los tres consorcios provinciales de bomberos, las brigadas de Divalterra, personal de la UME, Guardia Civil y policías locales de los distintos ayuntamientos así como la Policía de la Generalitat.

De esta forma, en el momento en que se activa el Plan Especial de Incendios Forestales, la Agencia coordina el trabajo de más de un millar de profesionales.

Este 2020, la AVSRE, que coordina esta campaña, dispondrá de 432 profesionales que incluyen 56 unidades de bomberos forestales de la Generalitat, que representan un total de 280 bomberos o bomberas forestales dispuestos a diario para la extinción; personal del Centro de Coordinación de Emergencias; 45 autobombas, 9 helicópteros (2 de coordinación y 7 de extinción) y 9 aviones (7 de tierra y 2 anfibios).

A causa de la incidencia de la COVID-19 y debido a las medidas de confinamiento, “el despliegue de los efectivos de refuerzo de este año (que hubiera comenzado en circunstancias normales el pasado 16 de abril) se ha trasladado al 16 de mayo con lo que se mantendrá un mes más de lo que sería habitual, es decir, hasta el 15 de noviembre y no hasta el 15 de octubre como estaba previsto”, ha detallado la consellera.

Unidad Satcom 2

La campaña incluye este año como novedad la puesta en funcionamiento de una nueva Unidad de Comunicaciones Avanzada Satcom2, dotada de más capacidades técnicas vía satélite y que permitirá disponer de internet de banda ancha con tecnología VSAT o establecer una estación base móvil de la red Comdes en aquellos lugares donde se declare un incendio y no haya cobertura de la misma.

“Gracias a esta nueva Unidad podemos ampliar la red Comdes a cualquier punto de nuestro territorio. Les recuerdo que Comdes es el acrónimo de la red de Comunicaciones Móviles Digitales de Emergencias y Seguridad de la Comunitat Valenciana, que es la que ofrece la Generalitat a todas las organizaciones y flotas que prestan servicios de prevención, rescate, emergencias y seguridad en las tres provincias”, ha aclarado la máxima responsable de Justicia, Interior y Administración Pública.

Esta red cuenta con 174 estaciones base y permite más de 1.270 comunicaciones simultáneas de voz y datos. Además, permite, entre otras cosas, enviar imágenes del incendio captadas en tiempo real por los helicópteros de coordinación Víctor-0 y Víctor-1, y por los drones de la Agencia y, por tanto, facilitar la toma de decisiones por parte del Puesto de Mando Avanzado.

La consellera ha apelado a la responsabilidad y colaboración ciudadana para evitar los incendios y también para que se utilice el teléfono de emergencias 112, ante cualquier sospecha de fuego, ya que “una llamada a tiempo puede evitar un gran incendio y permite a los servicios de emergencias actuar con la celeridad deseada en estos casos”.

Asimismo, ha detallado que, desde el 1 de julio y hasta el 31 de agosto, el servicio de atención de llamadas del teléfono de emergencias 1·1·2 “incrementará tanto el número de operadores como el de personal coordinador en un 18 % más que en periodo ordinario”.

Bravo ha insistido en lo particular de este año debido al actual estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, y ha explicado que en la Agencia se ha adoptado una serie de medidas preventivas para todo el personal que forma parte del operativo de vigilancia y extinción de incendios forestales.

“Además de las medidas higiénicas que debemos observar todos respecto al lavado de manos o uso de mascarillas, cada lugar de trabajo será desinfectado diariamente y ventilado dos veces al día”, ha destacado. De igual modo, “se evitarán los intercambios de personal entre las unidades. Por ese motivo, no se realizarán rutas de vigilancia, ni se llevarán a cabo prácticas conjuntas que impliquen a varias unidades”, ha añadido.

Finalmente, la consellera ha concluido que las bases compartidas entre medios terrestres y aéreos “se reubicarán las tripulaciones de los aéreos siempre que sea posible y, en caso contrario, se aplicarán medidas estrictas de distanciamiento”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia