(EFE) Cientos de personas se concentraron ayer sábado en las tres capitales de provincia de la Comunitat Valenciana y en Elche, convocados por los sindicatos UGT y CCOO bajo el lema “Eixirem” para reclamar un acuerdo político que permita “rescatar a las personas, los trabajos y los salarios”.

Estas concentraciones se llevaron a cabo frente a Les Corts en el caso de Valencia, ante la Subdelegación del Gobierno de Alicante y en la subdelegación del Gobierno en Castellón. Los convocantes dispusieron de un “servicio de orden” cuyos integrantes velaron por que se respetasen las distancias mínimas de seguridad y se hiciese uso obligatorio de mascarillas.

Los participantes reclamaron a las fuerzas políticas, sociales y económicas “un gran pacto para la reconstrucción de nuestro país, en el cual se trabaje desde la concordia y lejos de la crispación; y por el refuerzo y la solidaridad con el resto del mundo” y abogaron por la transformación del sistema productivo “hacia la innovación, el conocimiento, la digitalización y la transición energética y ecológica”.

Para ello, advirtieron, unos “mejores servicios públicos y trabajo decente requieren de una reforma del sistema de financiación que redistribuya los recursos de una manera más justa y permita mayor capacidad de autogobierno y de cohesión social”.

“Vamos a salir adelante si reforzamos nuestros servicios públicos, que son la garantía para ejercer los derechos de ciudadanía en igualdad. Nuestro sistema sanitario, socio-sanitario y de cuidados, ha mostrado el valor de sus profesionales, pero es el hecho de contar con un sistema público y universal suficientemente financiado, lo que garantiza el acceso de toda la población a la salud y a los cuidados. Nunca más recortes en sanidad. Nunca más mercantilización de los cuidados”.

En el manifiesto preparado por los convocantes se hizo alusión a las recientes “medidas de paralización de la actividad económica o restricciones a la movilidad, como nunca habíamos conocido” para reconocer la labor de quienes “garantizaron los suministros básicos de toda la población, a veces sin las medidas de protección sanitaria necesarias y poniendo en juego su propia integridad”. A este manifiesto se adhirieron, entre otras muchas entidades: las universidades públicas valencianas, PSPV-PSOE, Compromís, Podem, Esquerra Unida, la Coordinadora Valenciana de ONGD, Pobresa Zero, acció Cultural o el Consell Valencià de la Joventut.

Por último, se rechazó de plano “la confrontación y el odio” y se insistió en que “la crisis sanitaria y económica más intensa que hemos conocido en tiempos de paz, no se puede abordar desde la dialéctica de la guerra”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia