(EFE) La Confederación de Asociaciones vecinales de la Comunidad Valenciana exige el refuerzo de la Atención Primaria y la imposición del uso obligatorio de las mascarillas “en todas las circunstancias, a excepción de aquellas que sanitariamente no sean recomendables”. Esta federación reúne a más de 300 asociaciones.

Las Asociaciones Vecinales alertan en su nota del prolongamiento del funcionamiento anormal de los Centros de Salud y de la irresponsabilidad de una parte de la ciudadanía al desoír las recomendaciones de las autoridades sanitarias en relación con la COVID 19.

“Es un hecho que la falta de esta normalización está generando un malestar creciente entre los usuarios. Precisamente por la excepcionalidad del momento, no se puede tratar esta fase estival como si fuese un verano ordinario; la falta de refuerzos, junto al hecho de que buena parte de la ciudadanía no hará vacaciones, está aumentando la presión sobre los Centros de Salud, que podrían estar en breve colapsados”, dicen.

“Por otro lado, las previsiones de que una nueva oleada de contagios se produciría en octubre parece que podrían ser desbordadas por la realidad actual, ante la irresponsabilidad de algunos grupos cuya diversión parece estar por encima de cualquier gesto de solidaridad con los mayores y las personas de alto riesgo por el incumplimiento sistemático de las recomendaciones sanitarias. En este sentido, exigimos el uso obligatorio de mascarillas en todas las circunstancias, a excepción de aquellas que sanitariamente no sean recomendables”, añaden.

Según los vecinos, los expertos, el Parlamento y las propias CCAA hacen hincapié en la necesidad de aumentar la inversión en Atención Primaria (se habla de llegar al 25 % de los Presupuestos de los Servicios Sanitarios Públicos) y sin embargo da la sensación que se avecinan recortes por como se ha preparado estos meses estivales sin los refuerzos necesarios.

“La defensa de la Sanidad Pública no es un eslogan, es una necesidad, como es una necesidad que la ciudadanía perciba la eficiencia de su Sistema de Salud por encima de otras consideraciones. El enorme esfuerzo de los profesionales y el esfuerzo de la sociedad para su mantenimiento requiere un respuesta institucional unívoca, clara y contundente para que cumpla con el papel que la sociedad le ha encargado”, concluyen.

Por otra parte, la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, ha insistido en que, “hasta que no haya vacuna, la mascarilla es nuestra vacuna contra la COVID-19”, por lo que “podríamos poner de moda, nuevamente, el eslogan ‘póntela, pónsela'”.

Oltra ha apelado, en nombre del Consell, “a la responsabilidad individual” y ha recordado que su empleo “está ya impuesto en todo el territorio nacional cuando no se puede mantener la distancia de seguridad y, sobre todo, en espacios cerrados”.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que “no es lo más cómodo del mundo, pero entendemos que, hasta que no haya una vacuna contra la COVID-19, la mascarilla, la distancia social y la higiene de manos son nuestra vacuna y la prevención que podemos hacer”.

En este sentido, la vicepresidenta ha recalcado que, aunque “la normativa irá cambiando también en función de la evolución de la pandemia”, “utilizar la mascarilla permanentemente es la mejor defensa que tenemos en este momento de nuestra salud y de la gente que nos rodea”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia