Queridas amigas y amigos.
Hoy y por sugerencia de Ramón Asensi Ramón nuestro Maestro “Alfabeguer”, he estado en la “puerta” de las albahacas a la Iglesia de la Purísima donde las Obreras y Mayorales han hecho la Ofrenda a la Virgen.

Y no puedo más, además que me es grato, que compartir con todos vosotras estas humildes fotografías, puesto que se han convertido entre otras muchas en leyenda para el futuro del pueblo de Bétera.
Os explico como yo he vivido los hechos porque los hacéis también vuestros:

Hacia las 5,30 al Huerto de las Albahacas estaban ya Ramón y Botella, poco tiempo después han reunido los trabajadores del Ayuntamiento con el tractor y el *camionet, han empezado a posar las plantas dentro de las “paridlas” y las han subido a los vehículos, el trabajo pesado y difícil. Al poco de empezar han reunido Elia Alcaldessa y Manu concejal de Fiestas, después Vicent Bes y su compañera profesional para hacer fotos. Al poco, una Obrera soltera y unos pocos Mayorales, han salido los dos vehículos cargados hacia la iglesia y yo me he desplazado allí en el segundo viaje, allí estaban ya las cuatro Obreras y los *Majorals, el rector Vicent y lo *sacrista *Ruperto, de gente solo había una joven que después mi Caterina me ha dicho que era Maria, la hija de *Lolin y *Pepito. El fraile que, por el visto inquieto y sin poder dormir estaba *des de antes de las 05.00 horas, porque aunque no sabía cuando reunirían, no quería perderse este acto, los *Majorals y los trabajadores del Ayuntamiento han ido bajando las albahacas de los vehículos y ya los Mayorales las han ido entrando y distribuyendo según indicaciones del Rector y de Ruperto, así hasta que las han llevado todas y las han colocado, después las Obreras solteras han hecho la Ofrenda en la Virgen con el mayor respeto y sentimiento y hasta aquí el que yo he visto y vivido.
Gracias a todas y todos, a Ramon y Botella, a Elia y Manu, a Obreras y Mayorales, a trabajadores del Ayuntamiento, a D. Vicent el Rector y Ruperto, a todos por haberme permitido el hecho de haceros las fotos en un día tan señalado y atípico, y como no, a Vicent Bes y compañera por sí en algún momento los ha molestado en su trabajo tan exquisito y bono, como son sus maravillosas fotografías.

¡Un fuerte abrazo y seáis felices!

Text i imatges de Ximo Asensi i Alemany

Imprimir article
Comenta aquesta notícia