(EFE) El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha urgido este martes a doblegar la “segunda curva” que está trazando el coronavirus en nuestro país de manera “preocupante”. A su vez, también ha llamado a la serenidad porque la situación está lejos de parecerse a la del pico de finales de marzo.

Sánchez ha hecho una declaración institucional al término de la reunión del primer Consejo de Ministros del curso político en la que ha querido dejar claro que desde el fin del estado de alarma el pasado 21 de junio, las “decisiones” para combatir la pandemia está en manos de las comunidades, aunque han contado en todo momento con el apoyo y asesoramiento del ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Desde ese día, los contagios en España han pasado de algo más de 246.000 a superar los 405.000; de 1.668 contagios semanales se rebasan ahora los 41.000; de 5 ingresos en la UCI y 29 fallecidos en siete días se ha pasado a 74 y 96, respectivamente, según el último balance del Ministerio de Sanidad.

Unas cifras que le han llevado a dos conclusiones: la primera, que la situación no es homogénea territorialmente, nunca lo fue, y mientras hoy parece que algunas regiones “han actuado con mayor eficacia” y presentan un escenario “más tranquilo”, otras “están teniendo problemas para hacer frente a la situación”. Y la segunda es que la curva global de la pandemia “es preocupante”.

“Las cosas no van bien”, ha asegurado Sánchez parafraseando al doctor Fernando Simón, de quien ha recordado el aviso que lanzó la semana pasada de que si la transmisión sigue avanzando, aunque sea con enfermos leves, “acabaremos teniendo muchos hospitalizados, muchos ingresos en ucis y muchos fallecidos”.

De ahí que haya optado por lanzar un doble mensaje: uno, de alerta, porque “la evolución no es buena” y es “preocupante, especialmente en algunos territorios”. Y otro, de “serenidad, porque estamos lejos de la situación de mediados de marzo y no debe producirse un miedo que nos paralice y no nos deje actuar”.

Aunque los datos puedan llevar a pensar que la situación requiere de medidas semejantes a las de la “primera fase”, Sánchez ha recalcado que en este momento las comunidades están “infinitamente” más preparadas y la capacidad diagnóstica ha aumentado “extraordinariamente”. “Conocemos mejor el virus”, ha asegurado.

Por eso, el Gobierno ha optado por habilitar “mayores capacidades” en tres ámbitos, el primero, dejando a las comunidades la potestad de pedir el estado de alarma en todo o parte de su territorio, para lo que pondrá a su disposición la mayoría del arco parlamentario.

También va a reforzar la red autonómica de rastreadores ofreciendo a 2.000 efectivos de las Fuerzas Armadas para aquellas que no tengan los suficientes y, por último, facilita la puesta en marcha de medios digitales como es la aplicación Radar Covid.

En este sentido, ha exhortado a las autonomías que aún no lo han hecho a acelerar los convenios para la descarga de la app ya que con un 20 % de españoles que la usen “podríamos estar reduciendo un 30 % la curva”.

Las causas de que esta “segunda curva” esté en ascenso “están ahí y son públicas”, según el presidente del Gobierno: si los brotes empezaron entre los temporeros, que “afortunadamente” ya están controlados, hoy el origen de los focos, y no es exclusivo de España, son el ocio nocturno y las reuniones familiares, de ahí las medidas consensuadas con las autonomías para tratar de atajarlos.

En este punto, el jefe del Ejecutivo ha apelado a la responsabilidad individual, especialmente de aquellos que “ahora mismo son objeto de transmisión del virus”.

Así, ha recordado la petición que ya hizo Simón a los influencers el pasado jueves para tratar de concienciar a la población más joven, que se siente mucho “más inmune”, pero que “desgraciadamente se puede convertir en vectores que ataquen a personas y colectivos mucho más vulnerables”.

De momento, España, junto con otros Estados miembros, se ha sumado a la compra centralizada de la Comisión Europea (CE) de millones de dosis de una futura vacuna contra la COVID-19 de la farmacéutica británica AstraZeneca, que está desarrollando investigadores de la Universidad de Oxford.

Mientras, la justicia continúa pronunciándose sobre las medidas que se van adoptando en los distintos territorios para frenar el virus: en Melilla, dos resoluciones del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 han dejado sin efecto actuaciones como el confinamiento de seis centros sociales, uno de ellos el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

Comunidades Autónomas

Sánchez, también ha asegurado este martes, que las comunidades autónomas que consideren necesario declarar el estado de alarma en parte o en todo su territorio pueden solicitarlo y contarán con el apoyo del Ejecutivo para hacerlo.

“Si un presidente autonómico considera que necesita este instrumento (…) el Gobierno de España se abre a darles esta capacidad”, ha dicho Sánchez en una declaración institucional tras presidir el primer Consejo de Ministros, en la que ha anunciado que Defensa cuenta con 2.000 militares a disposición de las comunidades como “rastreadores” para colaborar a frenar la pandemia del coronavirus.

Los instrumentos legales que existen para hacer frente a la pandemia son “suficientes”, de acuerdo con el jefe del Ejecutivo, que ha incidido en que las comunidades tienen a su disposición la herramienta legal del estado de alarma, “útil y necesaria” en casos de extrema gravedad como la pandemia y la posibilidad de pedir su declaración.

En caso de que lo hiciesen, los presidentes autonómicos correspondientes serían los que tendrían que comparecer ante el Congreso para dar cuenta de la situación y, eventualmente, solicitar prórrogas.

Sánchez ha aclarado, no obstante, que “hablar de estado de alarma no es hablar de confinamiento” y ha añadido que hay distintos estados de alarma, tal y como se puso de manifiesto durante las distintas fases de la desescalada.

El propósito del Gobierno, ha puntualizado, es proporcionar todos los medios materiales, digitales y jurídicos a las comunidades autónomas, que son las competentes en el ámbito sanitario para hacer frente a la pandemia ejerciendo la plenitud de sus competencias.

Vuelta al cole

Por otra parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dicho que “las puertas de los colegios deben abrirse” con la certeza de que se han gestionado bien los recursos para ello y ha garantizado a toda la comunidad educativa que los centros educativos van a ser “seguros frente a la covid-19”.

“El curso escolar debe iniciarse con normalidad”, es lo que quiere el Gobierno y en ello está trabajando con las comunidades, ha aseverado.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia