El Día Internacional para proteger la Educación de Ataques se celebra a partir de este 9 de septiembre del año 2020, gracias un decreto oficial establecido por la ONU y cuyo principal objetivo es proteger a todos los niños y jóvenes de todo el mundo de sufrir ataques armados, desastres naturales, enfermedades o algún tipo de agresión que pueda atentar con sus vidas, además de garantizarles un entorno seguro para su formación y capacitación integral.

En un mundo tan convulsionado, donde la violencia y las guerras se recrudecen cada día en muchos países de los cinco continentes, es primordial garantizarles a nuestros niños y jóvenes un entorno seguro que les permita adquirir los conocimientos, destrezas y herramientas y que sólo será posible a través de la Educación.

Nuestras futuras generaciones, no sólo tienen que enfrentarse a tristes y duras realidades como los conflictos armados, desplazamientos, orfandad, pérdidas de sus familiares, sino que a ello, se suman otras amenazas como las enfermedades y plagas que en los últimos tiempos vienen azotando a la humanidad, una de ellas la conocida con el nombre de Covid-19.

Por esta razón, urge la necesidad de que esta población sea atendida, usando para ello, medidas especiales que permitan enfrentar la crisis sanitaria que ha obligado a los niños y jóvenes a permanecer en sus hogares debido a la pandemia, prestando mayor cuidado a los que viven en países bajo conflictos armados y mayores índices de pobreza, para garantizarles la educación a la cual tienen derecho.

El tesoro más grande que cualquier padre puede dejar como herencia a sus hijos es el derecho a la educación, una herramienta universal que les dará las bases para poder forjar su futuro, además de prepararlos para ser un individuos capaces, independientes y útiles a la sociedad y que a través de los conocimientos adquiridos puedan aportar algún legado valioso a la humanidad.

Sin embargo para muchos padres resulta una quimera o un sueño que sus hijos puedan asistir a la escuela, ya que muchas veces no cuentan con los recursos económicos necesarios, y el poco dinero que logran conseguir apenas les alcanza para cubrir sus necesidades básicas.

Por esta razón, uno de los puntos abordados en la Asambleade la Naciones Unidas fue el referido a la educación libre de ataques y donde los gobiernos de todo el mundo tienen la obligación de brindar a los niños, niñas y jóvenes una educación gratuita, segura, equitativa, inclusiva y de calidad y en especial para la población estudiantil más vulnerable como es la de los países más pobres del planeta.

Efecto de la Covid-19 en la educación

La pandemia de Covid-19 ha causado verdaderos estragos en la sociedad mundial. Uno de los colectivos más afectados ha sido el de los niños y jóvenes que hace unos meses no pudieron continuar su preparación académica en las escuelas y centros educativos por representar un alto riesgo de contagio.

De acuerdo a las declaraciones de la directora de la UNESCO, Audrey Azoulay: “todas las escuelas deben ser lugares seguros para nuestros niños y donde no exista ninguna posibilidad de que los mismos estén expuestos a ningún tipo de riesgos, conflictos o violencia”. Así mismo, se acordó que estas instituciones son valiosas para la educación y formación de la población estudiantil, sobre todo, en estos momentos difíciles que atraviesa la humanidad.

Por otro lado, se debe proteger las escuelas de cualquier tipo de ataque que ponga en riesgo la vida de los niños y jóvenes, así como del personal que allí trabaja, ya que de permitirlos, se estará cometiendo un crimen de lesa humanidad y acabando con las esperanza y los sueños de nuestras futuras generaciones.

Esta eventual crisis sólo nos ha llevado a aunar esfuerzos para salir más fortalecidos. Por eso decretar el Día Internacional para proteger la Educación de Ataques, ha sido una manera responsable de entender la fragilidad y la vulnerabilidad a la que muchas veces no vemos sometidos todos los seres humanos a través de la historia ante eventos o hechos imprevistos, pero que hemos entendido, que sólo unidos podemos superar los obstáculos y salir airosos ante la adversidad.

A pesar de las adversidades y contratiempos del Covid-19 ha sido necesario que gobiernos y organismos de carácter mundial como la ONU hayan establecido un día para proteger la educación de nuestros niños y jóvenes de ataques, conflictos y eventos inesperados como el que atravesamos en estos momentos.

Por ello, la celebración de este día pretende ser un reconocimiento a la vida y los derechos inalienables como es el de la Educación segura y libre para todos los seres humanos.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia