(EFE) Un nuevo movimiento sísmico de 2,5 grados en la escala de Ritcher y con epicentro en el mar a la altura de la localidad alicantina de Torrevieja, el segundo en la misma zona en pocas horas, ha vuelto a sacudir las localidades costeras del sur de la Comunitat Valenciana.

Este segundo terremoto se ha registrado a las 4.07 minutos con epicentro a pocas millas de la costa al norte de la ciudad de Torrevieja (frente a la pedanía de La Mata) y a una profundidad de 4 kilómetros, según los datos de la página web del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Ha despertado a numerosos vecinos de esta población y, al menos, de la vecina de Guardamar del Segura, según los testimonios que han colgado en las redes sociales, sin que se tenga constancia de daños personales o materiales.

Se trata del segundo terremoto de la misma intensidad en pocas horas ya que anoche, a las 20.55, se detectó otro de magnitud 2,6 a muy poca distancia que también fue notado por muchos de los habitantes de Torrevieja, Guardamar y de otras localidades de la comarca de la Vega Baja situadas más al interior, como Rojales.

La página meteorológica en internet de Torrevieja ‘Proyecto Mastral’ ha explicado que el segundo movimiento “ha sido un poco más largo”.

El sur de Alicante es una zona de fuerte actividad tectónica y el último temblor de mediana intensidad se produjo el 24 de marzo de 2019 frente a las costas del cabo de Palos (Murcia), donde el IGN registró un 4,3 en la escala sísmica de Richter.

El más recordado, no obstante, es el que tuvo lugar en 1829, que prácticamente asoló la Vega Baja del Segura con especial incidencia en Almoradí, Torrevieja y Guardamar.

Este seísmo, medido en la escala que se usaba en aquel momento, alcanzó una magnitud de 6,6 y provocó 389 muertos y 377 heridos, así como la destrucción total de varias poblaciones, como Benejúzar. Pues dicha población fue levantada a continuación al otro lado del río Segura.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia