La hostelería y el ocio nocturno de la Comunitat Valenciana han reclamado extender la vigencia de los ERTE por fuerza mayor hasta el fin del estado de alarma. Así lo hicieron ayer en un acto de protesta ante la Dirección provincial del SEPE en Valencia, en el que han señalado que, según datos de agosto, 16.000 trabajadores siguen en regulación de empleo en la Comunitat Valenciana.

La movilización de este miércoles en Valencia coincide con el calendario de protestas de la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) para toda España, con el fin de exigir criterios objetivos en los ERTE para un sector “duramente castigado” por la crisis del coronavirus y el toque de queda, que suspende toda la actividad nocturna y restringe la actividad de bares y restaurantes.

Según aseguran, estas limitaciones hacen que más de 35.000 empresas estén al borde de la quiebra, por una reducción del 25 % en actividad y facturación en la hostelería y solo un 9 % de facturación en las empresas de ocio nocturno.

Con carteles que piden “ERTES al 100 % de exención y pago único SEPE”, una veintena de representantes del sector ha portado una llave de cartón como símbolo de que la solución está en manos de la administración, según informan fuentes de los convocantes, la Coordinadora de Hostelería de los Barrios de Valencia, la Asociación de Empresarios de Pubs de la Comunidad Valenciana (Aepub), la Asociación de Empresarios de Salas de Fiestas, Baile y Discotecas (Aediva) y la Asociación de Productores y Dj’s de la Comunidad Valenciana (Prodjcv).

Respecto al pago único, piden que se liquiden todas las cantidades pendientes por ERTE a los trabajadores afectados durante la primera fase de los expedientes y denuncian que en los contratos a tiempo parcial solo se percibe el 30 % de la base imponible, una minoración que consideran “desproporcionada”.

El sector, que en la Comunitat Valenciana representa cerca del 5 % del PIB, ha querido visibilizar “la urgencia y necesidad” de que el Gobierno ponga en marcha un plan de choque “capaz de congelar la economía” de las pymes y proteger los puestos de trabajo en estas empresas.

Generalitat indica tener una manifiesta voluntad de diálogo con los hosteleros

El president de la Generalitat, Ximo Puig, afirmó por su parte que el Ejecutivo tiene “una manifiesta voluntad de diálogo”, y aseguró que es consciente de la “difícil situación” que atraviesa este sector.

Puig aseñaló que en la Comunitat Valenciana no se han adoptado medidas tan restrictivas respecto a la hostelería como en otros lugares de España o de Europa con motivo de la pandemia de coronavirus, y reinvindicó que el turismo y todos los subsectores asociados a él son fundamentales en la economía.

Según aseguró, ha existido un diálogo y un contacto “permanente” con el sector tanto por parte del secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, como de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, y preguntado sobre si estaría dispuesto a recibirlos dijo que no tiene “ningún tipo de problema”. “Estamos en disposición permanente de diálogo”, afirmó el president, quien añadió que van a estudiar cómo pueden colaborar en el “tránsito tan difícil” que se está viviendo en este momento en este sector hasta llegar a la “nueva situación”.

Por su parte, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, manifestó a los representantes del sector de la hostelería que lo principal es proteger la salud de los valencianos, aunque les trasladó su comprensión por la situación económica de las empresas que se dedican a esta actividad.

Barceló se reunió con el presidente de la Federación de Hostelería de la provincia de Valencia, Manuel Espinar, y su secretario general, Rafael Ferrando, para escuchar los problemas que tienen los locales como consecuencia de las restricciones establecidas por la Generalitat.

Desde el pasado viernes, en los bares no se puede utilizar la barra y el aforo en las terrazas está limitado al 50 %, unas medidas “muy restrictivas”, según Barceló, pero necesarias para “contener la transmisión del virus”.

“Es verdad que son medidas muy restrictivas pero tenemos que ser consecuentes y la situación requiere de la implantación de estas medidas”, trasladó la consellera a los responsables de la Federación.

Barceló afirmó que no se señala al sector como el causante de la transmisión pero los bares son espacios de encuentro con familia y amigos y son “espacios de riesgo”, y dijo comprender el momento que atraviesa el sector.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia