Cada 15 de noviembre, se celebra el Día Mundial sin Alcohol. Esta es una fecha establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el claro objetivo de concienciar a las personas de todo el mundo sobre los daños físicos y psicológicos que produce el consumo de este tipo de sustancias en nuestro organismo.

Fue en pleno siglo XX cuando el alcoholismo fue declarado como enfermedad y hoy en día sigue siendo el responsable de 3 millones y medias de muerte cada año, principalmente porque se sigue combinando con la conducción, acarreando terribles accidentes que no solo le ciegan la vida a la persona que se encuentra bajo sus efectos, sino también a múltiples inocentes que se cruzan a su paso.

Como pone de relevancia los últimos datos disponibles, el 45,5% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico, lo hicieron bajo los efectos del alcohol o las drogas. Así lo confirma la memoria anual del Instituto Nacional de Toxicología donde, además, se remarca que el 60% de ellos se deben a un abuso en el consumo de alcohol. Esta preocupante cifra supone un reto para las autoridades en sus controles de carretera.

Por otra parte, un informe que publicó el pasado jueves el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías sobre la experiencia y percepción de los estudiantes sobre las diversas sustancias, indica que el tabaco y el alcohol siguen siendo dos de las sustancias de más fácil acceso para los jóvenes europeos. En general, sin embargo, los adolescentes de 15 y 16 años fuman y beben menos que antes, aunque la tendencia en el uso de medicamentos y analgésicos para ‘colocarse’ y las nuevas adicciones al juego y a las redes sociales son “preocupantes”.

Estas son algunas de las conclusiones sobre las que lanza la voz de alarma dicho informe, que se realiza periódicamente desde 1995. Este documento se basa en las respuestas aportadas el año pasado por 99.647 adolescentes de 15 y 16 años de 35 países europeos (3.557 de ellos españoles), un colectivo clave para evaluar el inicio de los jóvenes en el uso de sustancias. S

Según el mismo estudio,uno de cada seis estudiantes europeos (17%) declaran haber consumido alguna droga ilegal al menos una vez en su vida, aunque el porcentaje oscila entre el 4,2% en Kosovo y el 29% de la República checa, 28% de Italia, 24% de Francia y 23% de España.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia