El sistema de alerta rápida de productos peligrosos no alimentarios de la Unión Europea (RAPEX) ha trasladado un problema de frenado detectado por varios fabricantes de coches. Un problema que afecta a la bomba de vacío y que podría reducir o incluso eliminar la ayuda al frenado, poniendo en riesgo la seguridad de sus ocupantes, enlace a la web de la Comisión europea.

 La alerta afecta a una amplia gama de vehículos fabricados entre marzo de 2013 y abril de 2017 por tres marcas francesas que comparten ciertos componentes mecánicos. En concreto a algunos de estos modelos:

 Citroën Berlingo, C3, C3 Picasso, C4, C4 Cactus, C4 Picasso, DS3 y DS4, Peugeot 208, 308, 2008, 3008, 5008 y Partner.

OCU entiende que los fabricantes de los vehículos afectados se irán poniendo en contacto con los propietarios para sustituir la pieza dañada, que deberá hacerse de forma gratuita y lo antes posible.

En cualquier caso, OCU recuerda a los propietarios de uno de estos modelos que pueden ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente para conocer si su vehículo está entre los afectados; especialmente aquellas personas que hayan cambiado su dirección y los propietarios de modelos de segunda mano, ya que el fabricante podría no disponer de sus datos de contacto. Además, OCU permanecerá a atenta a la resolución de este problema por si fuera necesario defender los intereses de los afectados.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia