(EFE) El diagnóstico de infección por coronavirus lleva haciéndose desde el inicio de la pandemia con la prueba PCR, a la cual posteriormente se sumaron los test de diagnóstico rápido. Este último método es más sencillo de utilizar y permite obtener los resultados en 10-15 minutos.

Tanto el uno como otro tienen ventajas e inconvenientes.

Diferencias

1.- PCR (siglas en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa)

– Es la prueba más eficaz para el diagnóstico de la COVID-19. Tiene una sensibilidad de entre el 80 y el 90%.

– Mediante esta técnica se localiza y amplifica un fragmento de material genético, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN, la presencia del cual revela la dolencia en fase activa.

– Es capaz de detectar cantidades ínfimas del virus para dar positivo, por lo cual lo detecta en las primeras fases de la infección.

– La muestra se toma mediante exudado nasofaríngeo (lo más habitual) o saliva.

– Una limitación importante es que para la obtención de la muestra nasofaríngea se necesita personal entrenado y preparado.

– Además, el resultado tarde entre 24 y 48 horas.

– El coste de esta prueba supera los 100 euros.

2.- TEST DE DIAGNÓSTICO RÁPIDO

– No identifican el ARN del virus. Tienen un funcionamiento similar a los maceta de embarazo y pueden ser de dos tipos:

– Test de antígenos: detectan proteínas del virus mediante un exudado nasofaríngeo. Igual que en la PCR se detecta a las personas que en ese momento están desarrollando la dolencia. Son los que las comunidades de Madrid y Cataluña quieren que se hagan en las farmacias.

– Funcionan si la carga vírica es elevada. En pacientes sintomáticos con menos de 7 días de evolución, la sensibilidad es superior al 90%.

Test serológicos: detectan anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre del dedo. Permite conocer si se ha sido infectado en algún momento.

– Los dos permiten conocer los resultados en 10-15 minutos.

– Hacerse una de estas dos pruebas puede costar entre 50 y 70 euros.

3.- TEST SEROLÓGICO ELISA

– La muestra se toma extrayendo sangre de la vena y a partir de ella se detectan los anticuerpos de tipos IgG y IgM que produce el organismo frente a la COVID-19.

– Los resultados requieren de laboratorio y tardan entre 24 y 48 horas.

– Tienen un porcentaje de falsos positivos y falsos negativos muy menor que los maceta rápidos de anticuerpos.

– Su precio oscila entre los 50 y los 80 euros.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia