Andado por el campo, me encuentro instalado a un bancal un televisor. Es un descubrimiento fantástico. ¿Será para que los árboles frutales se distraigan o reciban clases técnicas de cómo crecer más deprisa y más fuertes? Quizás esta técnica es más efectiva que toda lo ingeniaría genética.

La inteligencia, el ingenio, el amor, el humor son cualidades que creemos exclusivamente humanas. Sí, los humanos tenemos la capacidad de construir, inventar grandes prodigios tecnológicos, supuestamente con las mejores intenciones. ¿Las mejores intenciones?

Mirando el planeta, no parece que seamos demasiado inteligentes, ni que tengamos demasiado buenas intenciones, lo estamos dejando morir, y morimos con él, sencillamente y exclusivamente… por dinero… Suena extraño, no lo es. Por dinero perdemos el respeto, la empatía, el amor y somos incapaces de reaccionar ante las injusticias y la crueldad.

Querríamos ser los más ricos del mundo! Y admiramos a quién lo ha conseguido, sabiendo que lo ha robado, ha explotado, o traficado, y sabiendo que cada una de estas cosas… Matan.

La televisión del bancal, lleva a mi imaginación a pensar que si  hubiera un gran cataclismo, de la lucha por el poder, el control del dinero, con toda clase de armas, virus, bacterias, robots, satélites, etc., que nos lleves a la total destrucción. La poca buena gente que quedó, seguro que lo acabarían de destruir todo, quizás atizados por la vergüenza de haber sido tan destructivos, y porque quizás nunca más se repitiera tan maldita historia.

Y cuando con el paso de los años, los nuevos venidos fueron adquiriendo conocimientos y estudiante el planeta, y nuevos exploradores arqueólogos encontraron, soterrados nuestros desechos más resistentes en las inclemencias de la Madre Tierra. ¿Qué pensarán de lo que se encontrarán?; ¿Cómo lo podrán interpretar?

Yo tengo una idea: cogerán a Harry Potter como referente bíblico, con sus personajes que explicarían como eran nuestros seres vivos, nuestras normas de vida y luchas. Nuestros manantiales serían los poderosos superhéroes con Godzilla incluido. Que los árboles frutales tenían tanta inteligencia que miraban un aparato que los transmitía los conocimientos.

Volviendo a la realidad de la tierra, me gustaría poder sentir el orgullo de haber vivido en el planeta más bonito del universo conocido y haber conseguido salvarlo del maldito dinero. El dinero pueden ser un buen vehículo de subsistencia, pero no tendríamos que dejarlos mandar si queremos sobrevivir con dignidad.

Antònia Casellas, Bétera 21 de novembre 2020 (enviado a Betera.com a les 00.03 del 22 de noviembre).
Imprimir article
Comenta aquesta notícia