En el año 2.000, la Asamblea General de la ONU designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. De este modo, se invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y a ONGs a tomar cartas en el asunto y coordinar actividades que eleven la conciencia pública en cuanto a la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres.

No obstante, desde 1981, militantes y activistas en favor del derecho de la mujer observaban el 25 de noviembre como día de protesta y conmemoración contra la violencia de género.

La fecha fue elegida para honrar la memoria de las hermanas Mirabal, tres activistas políticas de la República Dominicana que fueron brutalmente asesinadas en 1960 por orden del gobernante dominicano, Rafael Trujillo.

La violencia contra las mujeres y niñas se puede manifiestar de forma física, sexual y psicológica e incluye básicamente los siguientes supuestos:

  • Violencia por un compañero sentimental (violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, feminicidio)
  • Violencia sexual y acoso (violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético)
  • Trata de seres humanos (esclavitud, explotación sexual).
  • Mutilación genital.
  • Matrimonio infantil.

En 2009 ONU Mujeres lanzó la campaña “Di NO. ÚNETE“, designando el 25 de cada mes como Día Naranja. Esta iniciativa pretende movilizar a la sociedad civil y a los gobiernos para que juntos amplíen el impacto de la campaña. Así, se anima a los participantes a que lleven puesto algo de color naranja para mostrar solidaridad con la campaña, ya que este color simboliza un futuro mejor y un mundo libre de violencia contra mujeres y niñas.

Campaña 2020: la “pandemia” en la sombra

En un mundo donde una de cada tres mujeres sufre violencia sexual o física, en su mayoría, por parte de su pareja, este 2020 se ha contado con la dificultad añadida para estas mujeres de permanecer confinadas en casa con sus agresores.

Los datos han indicado ue los confinamientos decretados en el ámbito de la pandemia de COVID-19 ha intensificado la violencia en el hogar, de forma que paralelamente al coronavirus, se ha desarrollado otra pandemia a la sombra, y es la de la violencia hacia las mujeres y las niñas.

Además los servicios esenciales de casas de acogida, refugios y líneas de atención y de ayuda se han visto sobrepasados por las circunstancias.

La Comunitat Valenciana es la segunda con más niñas víctimas de la violencia machista

La Comunidad Valenciana es la segunda Comunidad Autónoma en número de niñas víctimas de violencia machista, con 122 casos en 2019, un 15 % más que el año anterior, en que hubo 106. Así lo asegura Save the Children a partir de la última Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el contexto del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Save the Children señala que la Comunitat Valenciana ocupa el segundo lugar por detrás de Andalucía, con 152 casos, y muy por delante de otras autonomías como Madrid, con 87 casos, o Cataluña, con 70.

Además, la violencia machista en adolescentes es una de las que más crece en el conjunto del Estado: de 677 víctimas menores de 18 años en 2018 ha aumentado a 719 en 2019.

Save the Children recuerda también que el 41 % de las adolescentes de 16 y 17 años en España que tienen o han tenido pareja han sufrido violencia psicológica de control, según datos de la Macroencuesta de Violencia contra la Mujer (2019).

La organización recalca que las jóvenes son uno de los grupos de edad que en mayor proporción sufren este acoso por parte de la pareja, un tipo de violencia que se basa en impedir que vean a sus amigas o amigos, evitar que se relacionen con su familia o terceros, querer saber dónde están en cada momento, tener sospechas infundadas de infidelidad, o pretender que la pareja pida permiso para acudir a algún centro o evento.

Sin embargo, Save the Children alerta de que estas cifras no tienen en cuenta el impacto de la pandemia y apunta a que la violencia psicológica de control ha podido crecer durante el confinamiento de manera “online”, así como que ha podido aumentar la violencia de género entre adolescentes.

Más de la mitad de las 3.243 denuncias presentadas sobre delitos cibernéticos con un menor como víctima tenían como principal afectada a una niña. En la Comunitat aumenta este porcentaje ya que de las 388 denuncias presentadas, 260 tenían como víctima a una niña, casi 7 de cada 10. Entre estos delitos destacaban especialmente las amenazas y coacciones y los delitos sexuales.

Según el director de Save the Children en la Comunitat Valenciana, Rodrigo Hernández, los datos sobre víctimas muestran una pequeña parte, ya que la violencia contra las mujeres y las niñas aún se contempla “normal en muchos contextos”, y teme que estas cifras hayan aumentado con el confinamiento.

En un momento en el que la infancia y la adolescencia pasan tanto tiempo frente a los dispositivos móviles, debemos recordar que la educación en igualdad, así como la prevención, la detección temprana y la notificación de la violencia son herramientas fundamentales para poner freno a estas situaciones, señala.

Ha instado a que continúe la tramitación de urgencia de la Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia “si queremos proteger a niños, niñas y adolescentes de cualquier forma de violencia, incluida la machista”.

La organización también muestra su preocupación ante el aumento de las llamadas al 016 y de las consultas “online” en la web del Ministerio de Igualdad durante los meses del estado de alarma en España, lo que se traduce en “un más que probable incremento de la violencia contra las mujeres, niños y niñas dentro del hogar”.

Save the Children destaca que, desde enero de 2013, 6 niños y niñas han sido asesinados en casos de violencia de género y 41 menores se han quedado huérfanos. En el conjunto del Estado, la cifra de niños y niñas aumenta a 37, mientras que 301 menores se han quedado huérfanos como consecuencia de esta violencia.

La Policía Local de Valencia alerta de un aumento de la violencia machista durante la pandemia

Por su parte, la Policía Local de Valencia ha alertado del aumento de los casos de violencia de género durante la pandemia, con un 75 % de las agresiones en el ámbito privado, y ha pedido la colaboración ciudadana para denunciar estos delitos “igual que se denuncia una fiesta de un vecino”, según el concejal del área, Aarón Cano.

La pandemia y la crisis económica ha aumentado la vulnerabilidad de las víctimas, que en muchas ocasiones dependen económicamente de sus parejas, y durante los meses de confinamiento estas mujeres han tenido que vivir encerradas junto a su agresor, lo que ha aumentado el riesgo a la hora de denunciar las agresiones.

El concejal de Policía Local ha mostrado su apoyo a las víctimas, así como el de toda la Policía Local y concretamente del Grupo de Atención a los Malos Tratos (GAMA), y ha afirmado que la situación de las víctimas durante la pandemia se agrava porque el 61 % de estas mujeres tiene hijos, el 46 % no trabaja y el 71 % ha tenido que convivir con su pareja.

Durante este año, la Policía local de Valencia ha detenido a 356 personas por violencia de género, una cifra superior a las 309 que se produjeron el año pasado, en un periodo de dos meses más.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia