Según hemos podido saber por fuentes próximas a la Policía Local de Bétera, el pasado lunes agentes de la citada policía recibieron el aviso de un labrador. Este alertó que, en una balsa de riego, se habían caído dos perros y se estaban ahogando. Los hechos ocurrían, alrededor de las 19.00 horas (ya por la noche), cerca de la zona del Pla d’Andenes.

Las mismas fuentes nos comentan que la balsa estaba llena de agua más o menos por la mitad y los perros no podían salir.

Finalmente, los dos agentes de Policía que acudieron al aviso y el hombre que los gritó llevaron a cabo la actuación de manera conjunta.

Así, el labrador (de unos 60 años) se anudó un alambre o especie de cuerda en la cintura, mientras los policías iban soltando cable despacio para que este pudiera acercarse jefes a los perros y cogerlos. Lamentablemente, a uno de los perros no pudieron salvarlo. Pues, aunque sí que llegaron a alcanzarlo, este por miedo se iba hacia el medio de la balsa en varias ocasiones y, finalmente, se ahogó. No obstante, al otro perro sí que consiguieron salvarlo y ahora se encuentra en un centro de acogida de animales.

Aunque el desenlace no fue completamente feliz podría haber sido mucho peor si el labrador no se hubiera dado cuenta del suceso y avisado a la policía. De este modo, con el trabajo conjunto de los agentes y el vecino, uno de los perros sobrevivió. Además de la labor de los policías, hay que destacar y es digno de admiración el acto heroico del hombre quién lo dio todo para poder salvar a estos animalitos.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia