La deuda de la Comunitat Valenciana se ha reducido durante el tercer trimestre del año en 326 millones de euros. Así se desprende de los datos sobre la evolución del endeudamiento de las comunidades autónomas hechos públicos este viernes por el Banco de España a través de su web.

Atendiendo a estas cifras, a 30 de septiembre de 2020 la deuda de la Comunitat Valenciana se sitúa en 49.651 millones, frente a los 49.977 millones del cierre del segundo trimestre.

La variación del endeudamiento viene motivada por la importante inyección de liquidez que entró en julio por la liquidación del sistema de financiación del 2018 (1.825 millones). Este hecho permitió que se disminuyeran las necesidades financieras de Tesorería y, por lo tanto, que la Generalitat redujera su deuda a corto plazo.

No obstante, cabe tener en cuenta que esta es una reducción coyuntural que no se verá reflejada en el saldo de deuda al cierre del ejercicio 2020, una vez que se reciba en el cuarto trimestre el FLA por el objetivo de déficit del 2020 y el 25 % restante del exceso de déficit de 2019.

La infrafinanciación explica el 46 % de la deuda valenciana

“Mientras no dispongamos de un sistema de financiación que atienda a los principios de suficiencia y equidad, la Comunitat Valenciana se verá forzada a incurrir en más deuda y déficit para mantener el nivel de los servicios públicos fundamentales que presta a los ciudadanos” ha apuntado al respecto el director general de Financiación, Juan Pérez, quien ha señalado que el Consell “no va a dejar de financiar los servicios públicos esenciales de los valencianos y valencianas”. “No tenemos un problema de gasto, sino de falta de ingresos”, ha reiterado.

En este sentido, ha recordado que la infrafinanciación explica a día de hoy el 46 % de la deuda registrada por la Comunitat Valenciana desde 2002 y, si tenemos en cuenta la infrafinanciación histórica previa a esa fecha, la cifra ascendería al 73 %, lo que representa más de 35.400 millones.

El 27 % del incremento deriva de la etapa anterior

Una vez contabilizados los datos de deuda correspondientes a septiembre de 2020 y comparados con los correspondientes a junio de 2015 se comprueba cómo en ese periodo la deuda de la Comunitat Valenciana ha crecido en 9.587 millones de euros. Sin embargo, hay que destacar que de esta cantidad, el 27 % (2.589 millones de euros) corresponde a déficit de la etapa anterior o deriva de decisiones adoptadas por el anterior Gobierno.

Entre estas actuaciones de la etapa anterior que han conllevado un incremento de la deuda en la etapa posterior cabe destacar los 1.468 millones de euros de deuda que llegaron vía préstamos del FLA dirigidos a cubrir la desviación del déficit de 2014 y ejercicios anteriores.

Además, también deriva de decisiones anteriores a junio de 2015 los 200 millones comprometidos para salvar la Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunitat Valenciana (SGR) o los 107 millones de deuda destinada a atender el pago de obras que fueron realizadas entre 2005 y 2008 y que fueron financiadas mediante el denominado método alemán. Es achacable también a decisiones del anterior gobierno la mitad de la desviación del déficit de todo 2015, año en el que se produjo el cambio de legislatura.

Por otra parte, el importe de la deuda de la Comunitat en el tercer trimestre de 2020 supone un incremento de 1.211 millones respecto a la cifra de 31 de diciembre de 2019 (48.440 millones de euros).

Este incremento obedece, en su mayor parte, a las disposiciones de FLA recibidas en 2020 que ascienden a un total de 1.627 millones. Esta cantidad se ha destinado a financiar el 75% de la desviación del objetivo de déficit de 2019 (1.559 millones) y las liquidaciones negativas del sistema de financiación (68 millones de euros).

La Comunitat Valenciana tenía pendiente de recibir a 30 de septiembre financiación del FLA por un importe de 567 millones por el 25% restante de la desviación del déficit del 2019 y otros 204 millones por la financiación del objetivo de déficit del año 2020 cifrando en el 0,2% del PIB.

Adicionalmente se ha producido una reducción temporal en el saldo de las operaciones de deuda de corto plazo de Tesorería que han permitido que el incremento de deuda en el 2020 sea de 1.211 millones de euros. Esta cifra es inferior al desembolso neto de operaciones del FLA de 1.627 millones de euros que financian el déficit.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia