Este mediodía, parte del equipo de Betera.com se ha encontrado una mascarilla enganchada en el espejo retrovisor de su coche. Esta mascarilla no estaba enganchada por casualidad, puesto que para poder quitarla bien sin tocarla hemos tenido que cortar con unas tijeras la tira de la mascarilla y depositarla en una bolsa y después desinfectar las tijeras.

Tal vez, a la persona que ha llevado a cabo esta acción le haga gracia, pero realmente no la tiene. Esta clase de actuaciones no se deben de consentir. De nada sirven las restricciones, los avisos y el esfuerzo de las diferentes instituciones si parte de la ciudadanía “se lo pasa todo por la espalda”, metafóricamente hablando.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia