La Diputación de Valencia ha aprobado este miércoles su presupuesto. Se trata de 550 millones de euros con el objetivo de incrementar la inversión en los municipios, ayudar los ayuntamientos a dar una respuesta inmediata a las necesidades causadas por la pandemia y continuar modernizando la institución en base a una menor burocracia y una gestión sostenible. Las cuentas para 2021 han salido adelante con el voto a favor del PSPV, Compromís y El Valle nos Une, la abstención del PP y Ciutadans y el único voto en contra de Vox.

En palabras del presidente de la Diputación, Toni Gaspar, “la intención de cara a estos presupuestos era continuar la línea de trabajo con la mayor complicidad posible para hacer frente a la pandemia de manera conjunta”. Gaspar ha justificado el continuismo de las cuentas recordando que “ha funcionado bien dar una mayor autonomía en los municipios y respetar su capacidad de decisión; inyectar dinero en los ayuntamientos de manera directa a través del Fondo de Cooperación; y el Plan de Inversiones que iniciamos el año pasado con más de 140 millones de euros que ya se está traduciendo en mejoras en servicios e infraestructuras en toda la provincia”.

Por su parte, el portavoz del Partido Popular, Vicent Mompó, ha lamentado la “baja ejecución del presupuesto del presente ejercicio” y ha avanzado que su grupo estará “vigilando porque la ejecución en 2021 sea mayor”. Mompó ha asegurado que los políticos “tenemos que llegar a acuerdos porque, en un momento como el actual, la ciudadanía no entendería que no lo hiciésemos a pesar de nuestras diferencias ideológicas”, y ha antepuesto la responsabilidad que puerta a su grupo a abstenerse después de aceptar el equipo de gobierno algunas de las enmiendas presentadas por el PP, caso del millón y medio de euros para mejora del patrimonio, las ayudas nominativas a determinados colectivos sociales y agrarios y la dotación adicional para el Fondo de Cooperación.

La portavoz de Ciutadans, Rocío Gil, ha dejado claro que estas no son las cuentas que hubiera presentado su partido, si bien ha apelado a la “política útil” para referirse en el acuerdo conseguido con el equipo de gobierno provincial: “estamos en un año muy complicado y fruto de nuestro trabajo en la tabla de negociación hemos conseguido 20 millones de euros más porque nuestros municipios salen adelante”.

El portavoz de Compromís, Xavier Rius, ha mostrado su satisfacción por el trabajo realizado, que está permitiendo “reforzar las líneas programáticas con las cuales este equipo de gobierno lleva a cabo su gestión”. Su homóloga en el PSPV, Pilar Sarrión, ha coincidido con Ríos en la hora de posar en valor este “presupuesto continuista con el cual se ha conseguido que muchos colectivos y asociaciones no se ahogaron en tiempos muy difíciles”. Sarrión ha felicitado a todos los grupos por los acuerdos conseguidos y ha asegurado que el importante “no es si llegan a última hora sino que puedan unir al mayor número de grupos posible”.

También ha votado a favor del Presupuesto de 2021 el diputado del Valle nos Une, Joan Sanchis, quien ha celebrado “el reparto equitativo de los recursos entre los municipios y la apuesta incondicional por la autonomía de los ayuntamientos por encima de colores políticos, con un apoyo especial para los más pequeños”. Sanchis ha agradecido que las cuentas incluyan la reivindicación de su grupo para “continuar avanzando en la construcción del Museo Textil de la Comunidad Valenciana, un proyecto en el cual la Diputación participa como patrón”.

Finalmente, el diputado de Vox, Joaquín Alés, ha argumentado el único voto en contra en el presupuesto provincial, como ya sucediera el año pasado. Alés considera que el nuevo documento “no incide en el grave problema de la desocupación y en los efectos que la pandemia está causando en pymes y autónomos de la provincia”. Para romper “el círculo vicioso de una crisis económica que perdurará más allá de la crisis sanitaria”, el diputado de Vox propone “retomar el plan provincial de ocupación y conciliación laboral que en su momento tuvo la corporación”.

Sostenibilidad y políticas sociales

Las cuentas aprobadas por la corporación provincial para 2021 destacan por el incremento de la inversión directa en los municipios, que pasa de 119 a 126 millones de euros, a los cuales hay que sumar los más de 40 millones de los fondos de cooperación con la Generalitat y la posibilidad otros 20 millones que se incorporarían a este fondo para inversión y gasto corriente a lo largo del año, como ocurriera en el pasado ejercicio para ayudar los ayuntamientos a hacer frente a efectos de la pandemia.

Además de la apuesta inversora y la consolidación del respeto por la autonomía municipal, existen otros ejes fundamentales como las políticas sociales, que pasan de 19,2 a 22,1 millones de euros, y la dotación medioambiental, que superará los 40 millones de euros e incluye el Plan Reacciona. Todo con el trasfondo de una gestión más ágil que busca eliminar burocracia para convertir la Diputación en una institución moderna e innovadora.

Por áreas, destaca la inversión en Carreteras e Infraestructuras, que incrementa su asignación un 7,5% hasta llegar a los 45,4 millones de euros, con un importante refuerzo del mantenimiento que se traduce en 3,5 millones de euros más; Cooperación Municipal, que frota los 80 millones con un aumento del 2,1%; Medio Ambiente, que contará con 42,3 millones de euros más los casi 30 millones del Consorcio Provincial de Bomberos; y Cultura, que suma algo más de 20 millones de euros incluyente lo MuVIM, los teatros y una dotación especial para el Certamen Iturbi que pasa de 200.000 a 446.900 euros.

Otras áreas y empresas dependientes de la Diputación mantienen presupuesto, caso de los 4,5 millones para Turismo; los 5,1 millones de Divalterra; los 5,3 millones para Juventud y Deportes; los 1,7 millones para las bandas de música de la provincia; los 1,7 millones para Memoria Histórica; los 2 millones de euros para Transparencia; y el millón y medio para programas de Igualdad. Además, se transferirán 119 millones de euros en el Hospital General y se incrementa en 300.000 euros situando en 3,3 millones la dotación para Teleasistencia, un servicio a través del cual se han beneficiado cerca de 30.000 personas mayores de 70 años.

Ayudas a colectivos afectados por la pandemia

Previamente a la celebración del pleno que da luz verde al Presupuesto de la corporación provincial para 2021, ha tenido lugar la sesión ordinaria de diciembre, que entre otros asuntos ha dado cuenta del Plan Anual de Control Financiero, una herramienta valorada muy positivamente por todos los grupos y que refleja la voluntad del equipo de gobierno “de auditar y vigilar de cerca todos los órganos de la institución para controlar tanto las debilidades como las fortalezas”, al mismo tiempo que se ponen en marcha los mecanismos legales para “recuperar el dinero de todas aquellas gestiones que se hayan hecho de manera errónea”.

En esta esta sesión ordinaria, que se completará a principios del próximo año, los grupos con representación en la institución provincial han aprobado por unanimidad una moción presentada por el Valle y enmendada para adaptarla a las competencias propias de la Diputación, porque una vez liquidado el presupuesto, los remanentes puedan destinarse a ayudar a los colectivos más castigados por la COVID-19, especialmente el comercio y la hostelería, con los autónomos y pymes que forman una parte importante del tejido productivo valenciano.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia