La Comunitat Valenciana va a adelantar el toque de queda a las diez de la noche; la hostelería cerrará a las cinco de tarde; se van a confinar 26 municipios por catorce días, y se prorrogará el confinamiento perimetral de la región hasta el 31 de enero.

Las nuevas medidas contra la pandemia, que según ha anunciado el president de la Generalitat, Ximo Puig, entrarán en vigor este jueves y estarán en vigor al menos hasta el 31 de enero, incluyen también la limitación a cuatro personas el máximo de personas en las mesas de los locales de hostelería.

Así lo ha anunciado este martes Puig tras presidir la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación frente a la covid-19, en la que se han analizado los últimos datos sobre la pandemia en la Comunitat Valenciana y se han adoptado nuevas medidas.

Puig ha justificado las nuevas restricciones en que la situación de la pandemia en la Comunitat es “grave” y “difícil” y la transmisión crece “de manera exponencial”, lo que exige una respuesta “contundente, ponderada e inmediata” por parte del Consell.

Entre los municipios confinados se encuentra Llíria, el cual permanecerá cerrada perimetralmente, desde este jueves, durante 14 días, una medida que no ha afectado a otros municipios de la comarca del Camp de Túria.

Hay que recordar que Llíria acumula  851 positivos en el total de casos desde el inicio de la pandemia.

Otros municipios de la Comunidad Valenciana perimetrados serán Borriol, Atzeneta del Maestrat, Soneja y Jérica en la província de Castelló; en la provincia de Alicante, Alcoi, Castalla y Polop y en la província de València Massanassa, Ayora, Utiel, Sedaví, Sollana, Xàtiva, Ontinyent, Anna, Oliva, Daimús, Canals, Benigànim, Moixent, Xest, Sinarcas, Quatretonda y Bonrepòs i Mirambell. El confinamiento perimetral se alargará durante catorce días.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia