La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha aprobado el programa especial de productividad para la reducción de la demora asistencial para intervenciones quirúrgicas y en la realización de técnicas diagnósticas, intervencionistas y exploraciones en el Sistema Valenciano de Salud. Este programa está dotado con más de 20 millones de euros.

Dicho programa está incluido en el Plan Óptima 2020-2023, donde se han definido los objetivos, planificado las acciones y propuesto la evaluación de los resultados obtenidos.

Tal y como ha destacado la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria de la Conselleria de Sanidad, Concha Andrés, “este programa pretende la participación de nuestros profesionales sanitarios y no sanitarios y, por lo tanto, el incremento de la actividad quirúrgica dentro de nuestros hospitales públicos”.

“Implica tanto las jornadas vespertinas de programación de intervenciones quirúrgicas de pacientes que están un tiempo en lista de espera, como también la contratación de 128 personas, sobre todo personal de enfermería y facultativos, también técnicos en cuidados y celadores, para completar esos equipos quirúrgicos que son necesarios”, ha añadido.

La secretaria autonómica ha señalado el objetivo de aprovechar al máximo la experiencia y profesionalidad de los equipos de profesionales, así como los quirófanos, que son instalaciones disponibles en los hospitales públicos de la Comunitat, instalaciones potentes y de las que hay que sacar el máximo rendimiento. Es, por lo tanto, “un programa que nos permite reducir las listas de espera y al mismo tiempo también garantizar la eficiencia de aquellos recursos que pagamos en definitiva con el dinero de todos los ciudadanos”, ha expresado Concha Andrés.

Este acuerdo se aprueba anualmente en colaboración con los sindicatos y es una satisfacción ver que se consigue la mayoría del respaldo sindical para la aprobación de la propuesta de este año, que nos ha permitido su puesta en marcha a partir del 1 de enero.

“El año pasado se incluyó, además de otras especialidades específicas, también las unidades del dolor y las unidades de reconstrucción de cáncer de mama, porque entendíamos que había pacientes que llevaban demasiado tiempo de espera. Y este año también hemos incorporado algunas técnicas de medicina rehabilitadora para poder compensar así algunos desfases en las demoras que se estaban produciendo porque al hacer más intervenciones de traumatología en autoconcierto también era imprescindible ampliar las sesiones de rehabilitación”, ha añadido la secretaria autonómica.

De esta forma, el autoconcierto y el plan de choque se complementan para poder atender la lista de espera en estos momentos en los que es muy complicado.

Concha Andrés ha determinado que “evidentemente, la ejecución y puesta en marcha del autoconcierto dependerá de cómo en los próximos meses consiga controlarse la evolución de la pandemia y por lo tanto tengamos más disponibilidad para poder hospitalizar a más personas.”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia