La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado una serie de consejos para saber cómo reclamar por los daños materiales causados por la borrasca Filomena y por la cancelación de un viaje.

En este sentido, recuerda que, en el caso de riesgos extraordinarios causados por fenómenos de la naturaleza muy destructivos, el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) se hace cargo de las indemnizaciones para los vehículos y viviendas, siempre que estén asegurados. Por ello, en caso de sufrir un siniestro extraordinario, además de comunicarlo a la aseguradora, es aconsejable ponerlo en conocimiento del Consorcio, lo antes posible, aunque advierte que este no cubre todos los riesgos, aplica periodos de carencia e indemniza según lo contratado en la póliza privada.

En el caso de no ser considerado riesgo extraordinario, OCU señala que algunos fenómenos de la naturaleza están cubiertos por el seguro y será la compañía quien se hará cargo de los daños sufridos si está contratada la cobertura.

  • En el caso de automóviles, podrán reclamar los daños que no se consideren extraordinarios a las compañías de seguro los usuarios que tengan contratado un seguro de daños propios en la modalidad de todo riesgo (donde suelen estar cubiertos de forma expresa los daños por impacto o choque de objetos). También quienes tengan un seguro con lunas, en caso de que hubiera rotura de ellas. En cualquier caso, si el granizo o las tormentas han causado daños, OCU recomienda revisar las condiciones del seguro y reclamar.
  • En las viviendas, algunos riesgos y fenómenos de la naturaleza (lluvia, nieve, granizo, etc.) sí están cubiertos por el seguro de hogar cuando, aunque no alcancen la magnitud de riesgo extraordinario, superan una cierta intensidad.

Si el siniestro es claramente extraordinario, debe comunicarse inmediatamente al Consorcio. Si no está claro, debe comunicarse tanto a la aseguradora como al Consorcio. En ambos casos, OCU recomienda a los afectados recopilar todas las pruebas para poder demostrar el origen y consecuencias del daño, como informes de agencias u observatorios meteorológicos, recortes de periódicos, fotos, informes de emergencias, policía, protección civil, bomberos…

OCU lamenta que en muchas ocasiones a pesar de que en teoría los riesgos están cubiertos, los seguros no responden o retrasan y ponen trabas al pago de indemnizaciones por los siniestros. Ante esta situación OCU ha puesto en marcha una campaña informativa para aconsejar a los consumidores sobre cómo actuar ante posibles incumplimientos de contrato.

 

Viaje cancelado por fuerza mayor

Amplias zonas de España están estos días en alerta naranja (riesgo importante) y roja (riesgo extremo) por el temporal. La recomendación de no desplazarse a las zonas más afectadas es clara. Mientras que muchos vuelos han sido cancelados.

Ante la cancelación del vuelo:

  • Las compañías aéreas tienen en primer lugar la obligación de informar con la mayor antelación posible sobre la cancelación del vuelo y la existencia de rutas alternativas en otras fechas o compañías.
  • Los pasajeros tienen derecho al reembolso de precio del billete o la reubicación en un vuelo posterior al cancelado.
  • Los consumidores no podrán obtener una compensación por los perjuicios causados por la cancelación del vuelo, ya que es una causa de fuerza mayor no imputable a la compañía.
  • Las compañías, en principio, deberían cubrir los gastos de manutención o alojamiento de quienes se reubique en otro vuelo.

¿Y si la compañía no responde a lo previsto? El usuario puede presentar una reclamación a la compañía aérea. Además, la normativa comunitaria establece la posibilidad de reclamar la compensación y la asistencia en caso de denegación de embarque y de cancelación o gran retraso del vuelo. En España, el organismo competente es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Información sobre los derechos de los pasajeros en la página web de AESA.

En el caso del dinero adelantado por una reserva en un alojamiento turístico al que no se hubiera podido acudir por fuerza mayor, los usuarios tienen derecho a cancelar sin gastos la reserva que hubieran formalizado para estos días en establecimientos turísticos, sin coste ni penalización alguna. También tienen derecho a recuperar el dinero que se hubiera adelantado (o el cargo que se hubiera realizado en la tarjeta), igualmente sin coste. Además, tienen la opción, si así lo prefieren, de acordar con el establecimiento cambiar la reserva para otra fecha. Es importante tener claro que no te pueden imponer esta opción como única solución, dado que siempre tienes derecho a la devolución del dinero. Es el usuario quien decide.

Recomendaciones para reducir el gasto en calefacción

La extraordinaria ola de frío en la que nos encontramos está provocando, su vez, un uso intensivo de los diferentes sistemas de calefacción. Por ello, OCU ofrece unas pautas para reducir el gasto en calefacción, sea cual sea el sistema que se utilice:

1. Colocar burletes en puertas y ventanas: son sencillos sistemas de plástico que taponan la entrada de aire y ayudan a mantener la temperatura interior.

2. Ventilar temprano y con las persianas arriba: si en la fachada da el sol, ventilar durante 10 minutos nada más levantarse y dejar las persianas subidas.

3. Decorar con alfombras y cortinas de color oscuro: absorben la radiación solar y ayudan a subir la temperatura.

4. Purgar los radiadores: si se tienen radiadores de agua, no olvidar purgar el aire para conseguir mejorar rendimiento de la caldera. Además, OCU recuerda los radiadores deben purgarse al comienzo de la temporada, en otoño, para que no tengan aire dentro, ya que esto dificulta la transmisión de calor desde el agua al aire exterior. Estos deben estar limpios y sin muebles que los tapen y que dificulten la difusión del aire caliente.

5. Abrir solo radiadores que se vayan a utilizar e instalar válvulas termostáticas en los mismos para poder regular la temperatura de cada radiador según las necesidades de la habitación en la que se encuentre, y no calentar estancias vacías.

6. Poner reflectores en los radiadores: colocar un panel reflectante entre el radiador y la pared ayuda a aprovechar y distribuir mejor el calor, recuperando entre un 10-20% del calor que se pierde hacia el muro.

7. Hacer la revisión de la caldera: un buen mantenimiento de la caldera puede suponer un ahorro de hasta un 15% al año.

8. Abrigarse y bajar el termostato: en lugar de ir en manga corta y tener la casa a 24ºC, es mejor cubrirse con más ropa y bajar hasta los 21ºC. Algo tan sencillo permite ahorrar hasta un 20%.

OCU recuerda que una temperatura en casa de 19ºC a 21ºC es razonable. Por la noche, es aconsejable que en los dormitorios baje entre 15ºC y 17ºC. Cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia