La Diputación de Valencia transferirá en los ayuntamientos que tienen delegado el cobro de tributos en la corporación provincial un adelanto de 248 millones de euros por anticipado de la recaudación definitiva al final del ejercicio, este 2021. El pleno de diciembre aprobó que se tomara como base de cálculo de los adelantos mensuales, que se transfieren en los ayuntamientos y entes locales que delegan esta gestión tributaria, la recaudación del ejercicio 2019 en lugar de la de 2020, con el objetivo que no se vea afectada la liquidez de los municipios.

Con esta medida, dado que no se han podido imputar todos los ingresos en las cuentas de 2020, los responsables de la Diputación pretenden garantizar a los consistorios el adelanto mensual que reciben por la recaudación de estas tasas e impuestos sin que pierden liquidez. De no realizarse esta modificación, los aplazamientos y retrasos a consecuencia de la *COVID-19 en el cobro de los tributos durante el ejercicio de 2020 condicionaría el ingreso de los adelantos que recibirán los municipios durante 2021, en una cantidad global próxima a los 14,5 millones de euros.

En palabras del diputado de Hacienda, Vicent Mascarell, “esto quiere decir que los ayuntamientos de la provincia recibirían en adelantos mensuales 14.502.401 euros menos del que recibieron el año pasado en concepto de anticipo por anticipado de la recaudación total de los tributos delegados a la Diputación”.

De este modo, la institución provincial pretende “que no se vean afectados estos ingresos mensuales con los cuales cuentan los municipios, especialmente en un contexto tan delicado como es el de una pandemia que continúa generando incertidumbre y que puede obligar los ayuntamientos a acometer gastos de urgencia para dar respuesta a las necesidades de sus vecinas y vecinos”, explica Mascarell.

Trasladado a cifras concretas, municipios como Gandía recibirían 3,4 millones de euros menos en adelantos durante 2021 por las tasas e impuestos el cobro de los cuales tiene delegado en la Diputación; el mismo sucedería en Cullera, que recibiría 1,1 millones menos; Xàtiva, 725.000 euros menos; Ayora, con 575.000 euros menos; Albaida, con unos 320.000 euros menos; y Picanya, con 224.251,06 euros menos de adelanto. Con la medida aplicada por la Diputación, estos municipios podrán mantener los anticipos que tenían previstas.

Un alto porcentaje de los 187 entes locales -181 ayuntamientos, cuatro consorcios y dos mancomunidades- que delegan el cobro de determinados impuestos y tasas a la Diputación sigue el patrón de los municipios citados con anterioridad y recibirán un porcentaje de adelanto de la recaudación que se liquida a final del año mayor del cual los correspondería con la base reguladora de 2020. Solo una veintena de estos entes locales se encuentran en la situación inversa y recibirán en concepto de anticipo durante 2021 menos del que marcaría la base de 2020, reemplazada por la base de 2019 en beneficio del interés general.

La Diputación de Valencia, a través de su servicio de Gestión Tributaria, asume, entre otras funciones, la recaudación en periodo voluntario de determinados ingresos de derecho público delegados por los ayuntamientos y otros entes de la provincia. Entre estos impuestos se encuentra el IBI, el IAE o el Impuesto de Vehículos, y también tasas específicas como la de Tratamiento de Residuos de los Consorcios. Cada mes, la corporación transfiere unos adelantos de estos tributos por anticipado de la recaudación anual de cada ente.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia