Hoy continuamos en el mar por las playas de Massalfassar, el Saler o la de Puzol, y viendo unas pocas olas rompiendo en el espigón, o sencillamente “deshaciéndose” en la playa.

Siempre me ha atraído la fuerza del agua y, cuando la miro, me imagino cuánto de lejos que vendrá, y el atractivo de cuando rompe contra las rocas, la espuma, los esquites y las formas únicas e irrepetibles.

De mis “visitas” en la playa, y hace ya algún tiempo, en la de Massalfassar vi una forma de pescar muy popular y antiquísima: EL RALL. Yo no lo había visto nunca en vivo y me sentí cautivado.

Este hombre de Albuixech, jubilado y bastante más mayor que yo, la practicaba magistralmente. Él me comentaba que es una afición que practica de hace un montón de años. Después, suele ir a almorzar en los amigos y al mover me dio las cuatro “lisas” que había sacado.

Son muchas mañanas que “marcan”, cuando no por una cosa por otra, lo que hace que no me pueda quedar quieto en casa.

La semana que viene, veremos unos cuántos aviones a punto de aterrizar.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia