Se les ve realmente como personas que no tienen nada que ver con el resto. Son diferentes, totalmente inusuales. Realmente les acabamos poniendo un ‘’mote’’ dentro de la sociedad que no se lo merecen, pero son los propios estereotipos los que lo aclaman. Seguramente ahora estáis pensando  que os estoy hablando de la gente incomprendida o las que no encajen en la sociedad y si, es cierto; pero estas personas tienen un nombre y no es ninguno de aspecto insultante ni nada por lo parecido.

Estas personas reciben el nombre de: excéntricos.

Aquellas personas que realmente son quienes marcan una diferencia bastante importante en nuestra sociedad pero que nadie sabe valorar.

Pensemos tan solo en una persona que haya marchado la diferencia en la historia, como por ejemplo: Coco Chanel.

Qué mejor ejemplo que ponerla a ella y más basándonos en la figura de la mujer en aquella época. Ella es un claro ejemplo de no sólo una mujer luchadora, perspicaz y trabajadora; sino que también ese un gran ejemplo de persona diferente y que realmente rompió la diferencia para toda la historia de la humanidad.

Creo que sobran las palabras para describirla.

Podemos encontrar otros ejemplos que tenemos como el mismo Lorca, gran escritor y sobre todo gran persona que nos dejó como herencias todas y cada una de sus maravillosas obras donde plasma absolutamente todas sus ideas maravillosas.

‘’Lesbiana’’, ‘’gay’’, ‘’rarito’’. Todas y cada una de estas palabras les acabaron acompañando en su día a día hasta al fin y al cabo acabar incluso acostumbrándose a vivir con ello. Por ello, las personas de este tipo muchas veces acaban recibiendo palabras tan despreciables hacia ellas por tan solo ser especiales. Pero cabe recalcar que justo las reciben de aquellos que pasan totalmente desapercibidos por el paso de la vida y que nunca van a dejar una huella. ¿Envídia?;¿rabia? A partir de este ejemplo nos podemos fundamentar diferentes ideas en la cabeza sobre por que al fin y al cabo estas personas acaban formando parte de la sociedad pero siendo unos’ ’raritos’’. La respuesta es muy sencilla. Somos nosotros mismo los que alguna vez, a partir de un simple comentario

 

nos encargamos de pegarles una etiqueta que poco a poco se va a ir expandiendo y conociendo por todos hasta acabar perpetuo en el para siempre o por lo menos para un largo periodo de tiempo. Parece mentira que solo por no una crítica, sino por un comentario se ha acabado formando eso.

 

Por tanto no se debe de criticar tan solo por el simple hecho de una fachada que veas o de una forma de vestir.Sino que debes de conocer a la personas.Si tanto hablas de ella, conócela de verdad; siéntate tomate un café y empezar interactuar entre vosotras y haber lo que realmente sacas de mas conversación. Posiblemente te acabe sorprendiendo o sigas pensando que es inusual, pero siempre hay que hablar desde el respeto y la educación a la que tenemos derecho todas y cada una de las personas que formamos este planeta.

‘’No es la apariencia, es la esencia’’: Coco Chanel.

  Vega Archer Rios
Imprimir article
Comenta aquesta notícia