Cómo os comenté la semana pasada, esta y la siguiente tengo el placer de compartir con todas y todos vosotros el tiempo que he pasado “escondido y en silencio” al barranco Carraixet para poder “captar” las distintas aves que nos han visitado, incluido que han criado en este trozo de término.

Esta riqueza tan excepcional pienso que ha sido gracias al agua, una de la mina de Bufilla y otra que brota o brotaba al barranco.

Han sido momentos de *disfrutar mucho viento el comportamiento de las aves y es sorprendente como los animalitos “aceptan y se acostumbran” despacio a ver un “cambio” en el paisaje que las rodea, en este caso yo, con mi “barraca”, sentado a la sillita, sin manejar uno por el ni hacer ninguno de ruido, en muchas ocasiones dos, tres o cuatro horas.

Espero las disfrutéis y, si os acercáis, mantengáis el respeto que se merecen, ahora ya están buscándose las parejas para procrear y es maravilloso ver como se relacionan y buscan.

Estoy plenamente convencido y agradecido de aquello que nos aporta esta naturaleza demasiadas veces a pesar nuestro.

Text i imatges de la de Ximo Asensi i Alemany

Imprimir article
Comenta aquesta notícia