En la madrugada de este sábado 27 de marzo al domingo 28 tendrá lugar el primer cambio de hora del año 2021. En esta ocasión, se adelantará una hora el reloj y a las 02.00 horas de la madrugada serán las 03.00 horas. Por tanto, dormiremos una hora menos. De este modo se dará entrada al nuevo horario de verano de cada año.

Así, los días serán más largos y amanecerá y anochecerá más tarde hasta la estación de otoño.

La modificación horaria de primavera se aplica en todos los países de la Unión Europea (UE), cumpliendo con la Directiva Europea 2000/84/CE.

Con el cambio de hora se pretende contribuir al ahorro energético al aprovechar durante más tiempo las horas de luz solar en los horarios de trabajo y reducir así el consumo eléctrico.

La Comisión Europea considera que el consumo de energía no es el único aspecto positivo, sino también subraya otros impactos sobre sectores como el transporte, las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo, los modos de vida, la salud, el turismo o el ocio.

No obstante, hay detractores a esta medida. Por ello, en 2018 se planteó la propuesta de eliminar el cambio de hora y se inició un proceso que, si bien consideraba suprimir este cambio en 2019, los Veintiocho de aquel momento consideraron que la iniciativa era prematura y se aplazó la decisión.

Sin embargo, aunque este cambio horario se realiza en toda la Unión Europea, el Parlamento Europeo solicitó el año pasado a todos los países miembros que pusieran fin a esta alteración a partir del año 2021. Así, cada país podrá elegir libremente si desea mantener el horario de verano o el de invierno.

El debate sobre este ajuste ha estado vigente durante varios años y finalmente se aprobó con 410 votos a favor, 197 en contra y 51 abstenciones tras una propuesta de la Comisión Europea por una consulta pública realizada en 2018.

En el caso de España, se creó un comité de expertos para la evaluación del impacto que tendría para el país suprimir el cambio horario. En 2019, un informe de la comisión detalló que el debate entre los expertos “no es unánime ni concluyente”.

El plazo para suprimir los cambios de hora por parte de la UE se prolongó hasta el 1 de abril de 2021, por lo que el Gobierno decidió mantener el cambio estacional hasta dicha fecha e ir recopilando “argumentación suficiente consolidada y compartida que nos haga optar por una de las vías”.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia