El Día Internacional de los Trabajadores o Día del Trabajo se celebra cada 1 mayo. El objetivo es conmemorar a nivel mundial al movimiento obrero y la fuerza laboral, como movimiento reivindicativo de diferentes causas relacionadas con el trabajo.

Hace poco más de cien años, las fábricas eran centros de trabajo en los cuales trabajaban por igual hombres, mujeres, ancianos y niños, con jornadas de más de 12 horas diarias. Esta extenuante jornada laboral no daba opción a las personas de recuperarse, descansar ni disfrutar de tiempo de ocio.

Mucho tuvieron que luchar los trabajadores durante años para conseguir establecer la jornada laboral de ocho horas, incluso a costa de sus propias vidas. Actualmente, el Día de los Trabajadores se ha convertido en una efeméride festiva, pero no hay que olvidar que esta fecha rinde homenaje a aquellos que lucharon por una vida digna para todos los trabajadores y trabajadoras.

Los orígenes del Día Internacional de los Trabajadores se remontan al año 1886, en Estados Unidos.En esa época los trabajadores iniciaron una lucha para reducir la jornada laboral a 8 horas. El único límite que existía era el no hacer trabajar a una persona más de 18 horas sin causa justificada y la consecuencia era una multa de 25 dólares.

El sindicato mayoritario inició una huelga ,a partir del 1 de mayo de 1886. En Chicago, los enfrentamientos entre la policía y los trabajadores fueron especialmente duros y sangrientos.

Tras varios días de huelga, el 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket, con una tensión creciente. Ese día un artefacto explotó en la plaza, resultando muerto un policía. Hubo muchos detenidos, de los cuáles cinco de ellos fueron condenados a la horca: tres periodistas, un tipógrafo y un carpintero. Se les conoce como “los mártires de Chicago”.

Por ello, en honor a la lucha por la jornada laboral de 8 horas y en memoria de los trabajadores de Haymarket, el 1 de mayo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores.

Discurso Presidente de la Generalitat Valenciana

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha destacado este sábado que la creación de puestos de trabajo constituye “la piedra angular de la recuperación” y el objetivo del Consell es traducir las inversiones europeas en 90.000 puestos de trabajo en los próximos tres años.

En un mensaje institucional con motivo del Primero de Mayo, Día del Trabajo, el president ha afirmado que la llegada de los fondos supone “una oportunidad inédita” que marcará un antes y un después, y que empezará a producirse después del verano, informan fuentes de la Generalitat.

Al igual que el “New Deal” permitió dinamizar el empleo, los fondos procedentes de la Unión Europea contribuirán a crear trabajo en lo que Puig ha considerado como la nueva revolución industrial verde.

El cambio de modelo productivo hacia uno más sostenible, además de contribuir a salvar el planeta, permitirá aprovechar la transición energética, la digitalización y la nueva industria para crear más empleo.

Durante su intervención, el president ha recordado que el trabajo ha estado en el centro de una emergencia sanitaria que estamos superando gracias a la vacunación y a “la enorme responsabilidad de la sociedad”, y ha destacado la labor de las trabajadoras y los trabajadores esenciales que evitaron el colapso en el peor momento de la pandemia.

Asimismo se ha referido a los trabajadores de los sectores que han tenido que parar su actividad para salvar “miles de vidas”, y los ha calificado de “imprescindibles”.

Por otro lado, Puig ha incidido en la necesidad de que el progreso “supere identitarismos y luchas parciales para abrazar a la inmensa mayoría de la sociedad”, un progreso que tiene que “reivindicar el orgullo obrero, el orgullo de la clase trabajadora que cada mañana sale de casa para contribuir, con su esfuerzo y su profesionalidad, a mejorar nuestro país”.

El president ha afirmado: “No hay patriotismo más grande que una patria obrera que no reclama himnos ni banderas sino derechos y oportunidades”, y ha destacado la necesidad de seguir reivindicando más derechos laborales que impidan precariedad y abusos, más oportunidades para conseguir trabajo, un mejor trabajo, y más apoyo a los parados que necesitan ayuda.

Sobre este último punto, Puig ha recordado que, además del apoyo estatal de los ERTE, la Generalitat ha complementado el pago de las cuotas de la Seguridad Social de más de 180.000 trabajadores, y ha dado una ayuda directa a 48.000 trabajadores en ERTE y a 26.000 autónomos afectados por el cierre de sus negocios.

Por último, ha garantizado que la Generalitat continuará con su obligación no solo de limitar la destrucción de puestos de trabajo, sino también de propiciar su creación, así como de proteger a aquellas personas que todavía no tienen un empleo.

“Estamos en deuda con las trabajadoras y los trabajadores esenciales, imprescindibles y en el corazón del progreso”, ha concluido.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia