Ayer miércoles, como cada 19 de mayo, se celebró el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). En este sentido. la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública se sumó a la celebración de este día para visibilizar una patología que en la Comunitat Valenciana afecta a casi 50.000 personas.

En concreto, el Hospital Universitari i Politècnic La Fe atiende a más de 2.300 pacientes con diagnóstico de enfermedad inflamantoria intestinal, una patología que engloba la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Se trata del primer centro hospitalario en la Comunitat que realiza el programa de tratamiento de la enfermedad perianal con inyección de células madre en los trayectos fistulosos. Este tratamiento se utiliza para tratar una de las complicaciones más invalidantes de la enfermedad de Crohn, la aparición de abscesos y supuración en la zona cercana al ano, con aparición de fiebre, dolor y necesidad de drenaje de colecciones purulentas.

En La Fe este tratamiento se inició prepandemia y fue el segundo hospital del país en instaurarlo, y actualmente sigue en activo. Se lleva a cabo por la Unidad de Coloproctología, dentro del acuerdo con el Ministerio de Sanidad, y ya son 6 los pacientes que han entrado en el programa, con resultados muy favorables.

En el Hospital La Fe se dispone de una unidad multidisciplinar acreditada en la que participan especialistas de diferentes disciplinas como Farmacia, Cirugía, Pediatría, Reumatología o Dermatología. Entre los proyectos de la unidad destacan TECCU (Telemedicina en Crohn y Colitis) un proyecto pionero en nuevas tecnologías cuya presencia ha sido fundamental durante la pandemia para mantener el seguimiento de los pacientes afectos.

Según ha explicado la jefa de Servicio de Medicina Digestiva, Pilar Nos, “la atención enfermera, que atiende el correo de la unidad y los circuitos con Urgencias, la hospitalización y el hospital de día, ha permitido que los pacientes siguieran recibiendo una atención adecuada”.

Asimismo, el Hospital La Fe dispone además de todas las técnicas diagnósticas. De hecho, para el diagnóstico y seguimiento de la enfermedad se dispone, además de la colonoscopia, TAC y enterorresonancia, la realización capsuloendoscopia, enteroscopia y ecografía endoanal.

La capsuloendoscopia permite la visualización de intestino delgado mediante una cámara deglutida que recoge imágenes de todo el tracto digestivo. La enteroscopia permite la toma de biopsias de zonas hasta no hace mucho inaccesibles.

El cribado del cáncer de colón, que aumenta en casos de enfermedad de colon (colitis ulcerosa o Crohn colon), se realiza con cromoendoscopia y colonoscopia de magnificación y alta resolución.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia