El edificio del antiguo ayuntamiento de Bétera (C/ Mayor nº 12) inauguró el pasado viernes, 11 de junio, la exposición  “La piel lobo. lobo no come lobo“. En ella, Amella Gabaldoni (Valencia 1999) ofrece la  inmersión en un mundo de sensaciones. De este modo, Bétera apuesta por el arte emergente.

“La piel del lobo” es un conjunto de procedimientos técnicos metamorfoseados por la necesidad de la artista de transmitir y liberar parte de si misma.

Las esculturas se distribuyen a lo largo y ancho de la sala mostrando un virtuoso juego de texturas y procedimientos que, al igual que el doctor de Mary Shelly, dan vida a cuerpos inertes.

Las obras, cada una con, su rasgo distintivo y único, se entrelazan en un juego de recorridos visuales enredando al espectador y sumergiéndolo en un mundo de sensaciones y emociones contradictorias. La figuración, a simple vista, es la clave que aproxima al espectador, pero la punzante herida que abre en la memoria sensorial y emotiva es la llave que permite la entrada al dialogo.

Esta muestra estará en las citadas instalaciones del antiguo ayuntamiento hasta el próximo 18 de junio. El horario de vistas a la muestra es de 18.30 a 20 horas, de lunes a viernes, y sábados y domingos de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas. Esta exposición de arte está comisariada por Teresa Cháfer y Natividad Navalón.

A continuación, ofrecemos una fotogalería de la muestra:

Imprimir article
Comenta aquesta notícia