(EFE) Agentes de la Policía Nacional han detenido en Valencia a un total de diecisiete personas. Además, se investiga a otras seis, al desarticular una presunta organización criminal implantada a nivel nacional dedicada al contrabando de tabaco desde países del Este.

Según ha informado la Agencia Tributaria, la investigación, realizada de manera conjunta junto a la Policía Nacional y la Guardia Civil, ha constatado que la organización manipulaba el producto en centros de elaboración clandestinos para transformarlo en tabaco y cigarrillos para, finalmente, venderlo ilícitamente tanto al por mayor como al por menor.

En la incautación a los detenidos, acusados de contrabando de tabaco, pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, contra la salud pública y falsedad documental, se han intervenido más de cuatro toneladas de tabaco y 33 kilos de marihuana, así como dos máquinas de picadura de tabaco, varias máquinas de envasado al vacío, cartonaje y cajetillas para envase.

La investigación se inició en mayo del pasado año al detectarse, en la época de confinamiento, envíos de paquetería que contenían picadura de tabaco y que eran distribuidos por todo el territorio nacional e internacional.

La organización utilizaba una empresa dedicada a la venta de hoja de tabaco para comerciar este producto, desviando gran parte de esta materia prima para su transformación en picadura, actividad sujeta a impuestos sobre el tabaco y por lo que deberían haber abonado a la Hacienda Pública los impuestos generados.

Según la investigación, los envíos se hacían a través de identidades falsas utilizando mercantiles instrumentales que propiciaban el blanqueo de los enormes beneficios económicos obtenidos por esa actividad.

De este modo, conseguían evadir los controles de las autoridades competentes, debido a que su presunta actividad comercial era únicamente la distribución del producto y no su elaboración para consumo final.

La organización constaba de tres estructuras paralelas con las que eran capaces de producir y distribuir tres toneladas de picadura de tabaco a la semana en tres centros diferentes de manipulación.

Con la operación, la organización ha quedado totalmente desarticulada y, en el contexto de las actuaciones realizadas, se han practicado ocho registros en viviendas y en una nave industrial en distintos municipios valencianos como Manises, Bétera y Rocafort.

En uno de los registros se halló una plantación en la que se incautaron 430 plantas de marihuana.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia