Ante la llamada de socorro del banco de alimentos por la falta de estos, sumado a que los niños dejan de ir al colegio y los más vulnerables no tendrán comedor, Vox Bétera se suma y recoge desayunos para los más desfavorecidos.

Ayer sábado en Bétera, en una importante cadena de supermercados, ha aparecido una “Señora” (por llamarla de alguna manera), provocando un altercado y haciendo llorar a los empleados exigiendo la retirada del equipo de Vox que estaba realizando una labor social. Primaba invisibilizar a Vox, que la campaña social y honorable que estaban realizando.

Los voluntarios de Vox Bétera tuvieron que abandonar su loable labor.

¿Dónde está la libertad? ¿Dónde está la solidaridad?

Hace unos meses dos entidades privadas, una escuela de canto y un Resort, realizaron un a campaña similar en el aparcamiento de la misma gran superficie. Estos fueron arropados, como es lo normal ante una iniciativa solidaria de la que obtuvieron publicidad.

Vox, de no haber sido por este atropello de ayer, no ha difundido en ninguna Red Social la recogida de alimentos que lleva realizando hace semanas.

No puede primar el odio a la solidaridad. Es inconcebible el corazón oscuro de algunas personas, sólo porque están desapareciendo, como son los que cantan ideales políticos llevados al extremo que, en teoría, defienden al desprotegido pero se llenan los bolsillos y evitan que otros colaboren con la sociedad. Quieren evitar a toda costa que los que se preocupan y además trabajan por los demás (vale más la un acción que las meras palabras) sobresalgan por su actividad y solidaridad.

Artículo escrito y enviado por una vecina de Bétera.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia