Creo que todos estábamos esperando con ansia este período de tiempo en el que los días son mucho más largos y las noches son más especiales. Un tiempo en el que lo disfrutamos al máximo con el fin de tomárnoslo como una recompensa sobre todo el esfuerzo, trabajo y sufrimiento que hemos vivido durante todo un año.

Ha regresado el verano. Y sé que no es la primera vez que escribo de él, pero… ¡Es que es tan importante! Y muchas veces no lo sabemos valorar y acabamos perdiendo el tiempo dentro de casa sin hacer absolutamente nada. Porque, para mucha gente, las vacaciones son descanso continuo en el sofá o en la cama, cuando realmente no es así.

Debes de salir, disfrutar, coger a tu cuadrilla e irte lejos de casa para disfrutar de nuevos paisajes increíbles que nunca imaginaste, ver las mejores puestas de sol que pensabas que solo salían en las películas, hacer millones de actividades de las que disfrutas, conocer a gente nueva y pasar con ellos ratos increíbles. Vete al mejor chiringuito que encuentres junto a tu familia, a tomaros la piña colada que tanto os merecéis.

Señoras y señores… ¡Ha vuelto el verano! Ese momento que tanto estamos esperando para grabarnos imágenes y anécdotas increíbles que años después acabaremos recordando desde lo más profundo de nuestra memoria.

Yo recuerdo perfectamente cada verano que he tenido, porque al fin y al cabo siempre hay algo que lo acaba marcando ya sea bueno o malo.

Una persona, un viaje, un momento, una imagen imborrable de tu cabeza… Pero… ¿Sabéis cual es una de mis partes favoritas del verano? Sin duda las noches.

Sé que las puestas de sol son preciosas, ir a la playa y disfrutar de nuestro querido mediterráneo… Pero esas noches eternas con amigos en una terraza, que sean las tantas de la mañana y se levante una ola de aire frío que te obligue a ponerte una sudadera con pantalones cortos, ese brindis por todo el verano que os queda por delante…E se momento, para mí es muy especial. Aunque este verano sigue siendo un verano un tanto diferente, tenemos que exprimirlo lo máximo posible pero como siempre digo: cuidándoos tanto a vosotros mismos como a los vuestros.

Desgraciadamente, ahora estamos escuchando en las noticias muchos repuntes que se están sufriendo en nuestro país por personas que no han sido lo suficientemente conscientes como para poder viajar y pasárselo bien pero siempre bien protegido.

Ahora es el momento en el que aunque las vacunas sigan se debe de seguir teniendo presente nuestro queridísimo virus. ¡Por favor, cuidado!

Por tanto, con este escrito quiero dar la bienvenida a todo esto: A NUESTRO QUERIDO VERANO.

Gracias por siempre regalarme la época más feliz de todo el año. Año tras año, lo vas mejorando sin ninguna duda siempre entre la mejor compañía y, sobre todo, entre los mejores momentos que se me queden grabados en mi memoria.

Ahora hay que exprimir al máximo todo el tiempo en el que nos encontremos con lo que realmente queremos y nos gusta para cuando llegue septiembre estar con las pilas recargadas y nuevos para un nuevo ciclo ya sea escolar o laboral.

¡Feliz verano a todos y recordar vivir momentos inolvidables junto a gente inolvidable!

Vega Archer.
Imprimir article
Comenta aquesta notícia