El horario de inicio de la prohibición de la venta de alcohol en establecimientos comerciales de la Comunitat Valenciana es ahora a las 22.00 horas. Esta nueva media ha entrado en vigor a las 00.00 de este lunes, 26 de julio. De esta manera, la pasada madrugada entró en vigor la última resolución de la Conselleria de Sanidad sobre las restricciones para hacer frente al coronavirus.

La resolución anterior, que estaba vigente desde el pasado 10 de julio, estableció la prohibición de la venta de alcohol entre las 20.00 horas y las 07.00 horas del día siguiente en los establecimientos de venta al público, excepto en aquellos en los cuales la venta de bebidas alcohólicas esté destinada a su consumo en el local.

La nueva resolución se publicó este pasado viernes, 23 de julio, en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) y entra en vigor hasta el 16 de agosto. Con esta nueva medida se recupera el horario de inicio de la prohibición de la venta de alcohol que había antes del 10 de julio. En este sentido, la franja vuelve a ser entre las 22.00 y las 07.00 horas, tal y como ya hemos explicado anteriormente.

Por lo demás, se mantiene la prohibición del consumo de alcohol en la vía pública las 24 horas del día, el denominado botellón. En este sentido, también cabe recordar que la norma, que entró en vigor en este mes de julio, prohíbe el consumo colectivo de cualquier tipo de bebida en la vía pública o demás espacios abiertos al público, cuando se constate por la autoridad inspectora que se impide o dificulta la adopción de las medidas sanitarias de prevención o del mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal.

Hasta ahora, eran las ordenanzas municipales las que sancionaban el botellón pero ahora se incorpora como infracción grave al Régimen sancionador (Decreto-ley 11/2020, de 24 de julio) contra los incumplimientos de las disposiciones reguladoras de las medidas de prevención ante la covid-19.

Además, se califica como infracción grave la participación y, como muy grave, la organización de reuniones, fiestas o cualquier otro tipo de acto equivalente, de carácter privado o público, que impliquen una aglomeración o agrupación de personas, cuando se constate por la autoridad inspectora que las circunstancias de la celebración impidan o dificulten la adopción de las medidas sanitarias de prevención o del mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal.

En el caso de las infracciones muy graves, para los organizadores se estipulan sanciones de entre 30.001 y 60.000 euros, que pueden alcanzar los 600.000 si son acumulativas.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia