La Sareb ha paralizado, de momento, el desahucio de las 40 familias de Riba-roja de Túria hasta consensuar una solución favorable

Así lo comunicó  el secretario autonómico de Vivienda, Alejandro Aguilar, y la directora general de Emergencia Residencial, Pura Peris en la reunión mantenida con representantes de los municipios de Paterna, Alfafar, Torrent, Almassora, Monóvar y Riba-roja de Túria, entre otras.

Después de la reunión mantenida el pasado 26 de julio con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (*Sareb), se gestó el compromiso de paralizar la orden de desahucio y estudiar soluciones en las situaciones presentes y futuras de las emergencias residenciales colectivas que se están dando en varios municipios de la Comunidad Valenciana.

En este sentido, se divisan varias vías; la compra de la vivienda por parte del propietario o la administración local, – para el que la GVA ha establecido una línea de 10 millones de euros destinados a la adquisición de viviendas por parte de los ayuntamientos para uso social (PLA ADHA)- o la cesión de la usufructo de la vivienda en el marco del Plan Estatal de Vivienda 2022-2025, que tiene como objetivo facilitar el acceso a esta en régimen de alquiler a aquellos sectores de la población con dificultades económicas y como segundo grande objetivo, incrementar el parque público de vivienda.

El Ayuntamiento de Riba-roja ya ha aportado a la GVA los informes de vulnerabilidad de las familias afectadas, así como una valoración de las viviendas, a fin de facilitar los trámites para la negociación.

La emergencia residencial y la falta de vivienda pública es un tema que preocupa en gran medida el gobierno local y se está trabajando incesantemente en esto desde la Oficina Municipal de la Vivienda.

El consistorio ya medió recientemente con la SAREB y la GVA en la paralización del desahucio de los vecinos la calle Pizarro, que el pasado 16 de noviembre fueron avisados de su expulsión. Desde ese momento, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria, junto a la Consellería de Vivienda, ofrecieron todo su apoyo y realizaron gestiones de negociación. Finalmente el juzgado de Primera Instancia número 3 de Llíria dio la razón a las 20 familias de Orilla-roja que residen en régimen de alquiler. La situación se repite ahora con los vecinos de una vivienda residencial de la calle Federico García Lorca, a los cuales el Ayuntamiento los trasladó ayer por la tarde un mensaje de tranquilidad después de conocer el anuncio de la *Sareb de paralizar el desahucio.

La Generalitat Valenciana avanzó que la *Sareb se ha comprometido a mantener reuniones bilaterales a partir de octubre con cada municipio, a fin de poder conseguir acuerdos favorables para las partes. El alcalde de Orilla-roja, Robert *Raga ha manifestado, “estamos junto a las familias y trabajaremos conjuntamente con la Generalitat Valenciana para conseguir una solución favorable”. Raiga ha matizado, “la negociación tiene que realizarla la administración autonómica, el Ayuntamiento no es un gestor inmobiliario y no podemos ser punto de negociación entre las partes, sin embargo no permitiremos que ninguna familia pueda verse en la calle y lucharemos hasta el final”

Imprimir article
Comenta aquesta notícia