Tal día como hoy, en un año habitual, las Fiestas de Bétera acaban pero empiezan las del próximo año con la elección de las nuevas Obreras y la entrada en escena de la nueva colla de Mayorales. Tal como manda la tradición, después de la Santa Misa de la Vuitava, se confeccionan las “bolletas” en el despacho de la Casa Abadía en presencia del sacerdote de la iglesia Purísima Concepción y, después, empieza la búsqueda de las nuevas obreras. Hay jornadas que no son de las fáciles, puesto que el sí de las Obreras del próximo año puede llegar pasadas las 15.00 horas.

Sin embargo, el calor y el sol no suele disuadir las vecinas y vecinos que quieren recorrer las calles de Bétera para conocer de primera mano a las próximas representantes de nuestra Fiesta Mayor. La primera a librar la “bolleta” suele ser la primera Obrera soltera. Si esta no tiene éxito la primera vez en su elección, le suele pasar el turno a la primera Obrera Casada. No obstante, a veces, ha podido variar.

Posteriormente, la segunda Obrera Soltera es quien suele dirigirse hacia casa de su primera elegida. Si tampoco tiene éxito, llega el momento para la segunda Obrera Casada. Después, en el caso que no haya habido suerte la primera vez en alguna de las Obreras, todos los presentes en el recorrido se vuelven a dirigir hacia la iglesia a confeccionar de nuevo sus “bolletas”.

En los casos que este día alguna de las candidatas no ha aceptado su elección, han salido Obreras voluntarias.

Después de finalizar una larga mañana llena de emociones, le sigue la tradicional procesión de la vuitava y la despedida de las Obreras y Mayorales de ese año.

A continuación, adjuntamos un video recordando esas mañanas, con fragmentos de otros años:

Imprimir article
Comenta aquesta notícia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

He llegit i accepte la política de privacitat i lavís legal

Publicar comentario