Cada 19 de octubre, se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama para sensibilizar y concienciar a las mujeres de todo el mundo sobre la importancia de realizarse un examen de mamas regularmente, con la finalidad de detectar cualquier signo o anomalía.

Esta efeméride ha sido impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para promover el diagnóstico precoz del cáncer de mama, así como incrementar el acceso de la población femenina a los controles y tratamientos oportunos de esta enfermedad.

En este sentido, desde el inicio del Programa de prevención de cáncer de mama de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública en 1992 hasta diciembre de 2020, se han realizado más de 4,7 millones de estudios mamográficos y se han detectado cerca de 19.600 cánceres, la mayoría en estadios precoces.

Es el tumor con la supervivencia más alta en mujeres, ya que se estima en un 86% a los cinco años del diagnóstico y , la mortalidad por esta causa ha descendido un 28% en la Comunitat Valenciana desde la implantación del programa.

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló, ha destacado que “seguimos insistiendo en la importancia de participar en el cribado de cáncer de mama porque es fundamental para la detección precoz y para mejorar la calidad de vida de las pacientes en caso de requerir un tratamiento”.

El Programa de Prevención del Cáncer de Mama (PPCM) tiene como objetivo principal la reducción de la mortalidad por este cáncer a través de la detección precoz de lesiones que aún no han manifestado síntomas y por tanto, susceptibles de tratamientos más conservadores, con menos efectos secundarios y acompañados de un mayor aumento de la supervivencia de las mujeres que las padecen.

En cuanto a la participación de la población diana (mujeres de 45 a 69 años) es superior al 71% y la tasa de adhesión al programa (o mujeres que acuden con regularidad) es cercana al 90%.

Por su parte, la tasa de detección se ha ido incrementando a lo largo del tiempo, en parte por la mejora del proceso diagnóstico, la precocidad diagnóstica (valorada a través de porcentaje de casos diagnosticados en estadio 0 y I, que se sitúa alrededor del 65%) y la evolución del tratamiento conservador (cercano al 90% de los cánceres diagnosticados).

El Programa inició su actividad en el año 1992 y fue el segundo en España, tras la Comunidad Foral de Navarra, en implantarse progresivamente en todos los departamentos de salud. En 2001 se alcanza la cobertura total de mujeres de 45 a 65 años. El programa amplió el rango de edad, de 65 a 69 años teniendo en cuenta las recomendaciones europeas y en el año 2006, la cobertura alcanza el 100% de la población diana (mujeres de 45 a 69 años).

Cerca de 750.000 mujeres, entre 45 y 69 años, son citadas al programa cada dos años para la realización de un estudio mamográfico bilateral de las mamas. Las imágenes son leídas y clasificadas por dos radiólogos expertos en lectura mamográfica de cribado de cáncer de mama. Para desarrollar el programa, la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, dispone de 24 Unidades de Prevención de Cáncer de Mama (UPCM), y 5 de ellas disponen de dos equipos (turnos de mañana y tarde).

Desde el año 2018, todas las UPCM disponen de mamógrafos digitales. El programa se ha adaptado a los nuevos avances tecnológicos renovando el equipamiento para la imagen digital: estación de almacenamiento; estación de lectura; integración con la aplicación informática del programa (SIGMA); migración y almacenamiento en grandes repositorios de imágenes en el sistema de Gestión de Imagen Medica Digital (GIMD), que facilita la disponibilidad desde otros puntos de trabajo de la lectura y clasificación del estudio mamográfico a distancia y con mayor calidad de imagen con menor dosis impartidas a las mujeres.

Las últimas adquisiciones de mamógrafos han incluido la ampliación a la mamografía 3D (tomosíntesis) disponiendo actualmente de 10 mamógrafos que permitirán en breve la implementación de esta tecnología.

El programa, a lo largo de estos 29 años, sistemáticamente se plantea nuevos retos para mejorar la calidad de la atención que se presta a las mujeres. Este programa participa en la Red Europea y Red Española de Cáncer de Mama e incorpora sus recomendaciones en todas sus actuaciones.

También participa en proyectos de investigación, específicamente en líneas relacionadas con efectos adversos, especialmente en densidad mamaria, falsos positivos y falsos negativos, lo que ha dado lugar a numerosas publicaciones y difunde sus resultados en foros nacionales e internacionales.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia