Un estudio del Instituto para la Investigación del Hospital Clínico de València (Incliva), centro dependiente de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública, ha analizado el potencial como biomarcadores de osteoporosis y artrosis de los microARN, que son pequeñas moléculas de ácido ribonucleico que permiten que las células comprendan la información genética que lleva el ADN.

Los resultados, dados a conocer en el Día Mundial de la Osteoporosis que se conmemora cada 20 de octubre, apuntan al miR-497 circulante como biomarcador significativo.

La osteoporosis y la artrosis son patologías de inicio tardío y, debido al aumento en la esperanza de vida, con elevada prevalencia, sobre todo en el grupo de mujeres postmenopáusicas a causa de los cambios en los niveles de hormonas que regulan el metabolismo óseo. Producen desde dolor hasta deformidad ósea y fracturas, y reducen la calidad de vida de quienes las padecen.

Su origen puede deberse tanto a factores genéticos como ambientales y de estilo de vida. Se estima que casi una de cada cuatro mujeres mayores de 50 años padece osteoporosis, mientras que la prevalencia global de artrosis es del 47%.

El objetivo de la actual investigación, que parte de otra de 2015, es buscar cómo anticipar quién va a tener estas patologías a través de biomarcadores, sustancias que se pueden cuantificar en alguna muestra del organismo y que pueden servir como indicadores de estado biológico de normalidad, de enfermedad o de respuesta a un tratamiento.

En el estudio actual han participado 100 mujeres postmenopáusicas, divididas en grupo control (sin patología ósea), grupo con artrosis de cadera y grupo con fractura de cadera.

El hallazgo más importante ha sido la identificación del miR-497 como un excelente discriminador del grupo de artrosis de cadera frente al de mujeres sin patología ósea y como un aceptable discriminador del grupo de artrosis de cadera frente al de fractura. Se trata de un hallazgo prometedor que podría contribuir al futuro diagnóstico en etapas tempranas de esta enfermedad.

El trabajo se ha presentado en el 2021 World Congress on Osteoporosis, Osteoarthritis and Musculoskeletal Diseases y acaba de publicarse en abierto en el último número de la revista Scientific Reports en un artículo titulado ‘Serum microRNAs in osteoporotic fracture and osteoarthritis: a genetic and functional study’.

El investigador principal es Miguel Ángel García Pérez, profesor titular del Departamento de Genética de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de València (UV) y coordinador del Grupo de Investigación en Genética de la Osteoporosis de Incliva, uno de cuyos objetivos principales es la búsqueda de biomarcadores genéticos y séricos, principalmente en la osteoporosis postmenopáusica.

La investigación cuenta así mismo con la participación de Damián Mifsut, del mismo Grupo de Investigación y jefe de sección del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Clínico de Valencia; Antonio Cano, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico de València, y Clara Pertusa, investigadora predoctoral del grupo.

El estudio ha sido financiado por el Instituto de Salud Carlos III, Acción Estratégica en Salud (PI17/01875,) que incluye fondos de la UE (EU Feder Program).

Imprimir article
Comenta aquesta notícia