(EFE) Los precios de las flores para llevar a los seres queridos fallecidos el Día de Todos los Santos han subido este año entre un 10 % en el caso de la producción nacional y un 20 % e incluso más en el producto procedente de Colombia y Ecuador, sobre todo rosa y clavel.

Este incremento en flores como el crisantemo, el gladiolo, el clavel, la rosa o el lilium se explica por una menor producción nacional ya que la zona más productora de España, Andalucía, ha reducido el cultivo, según ha afirmado Paco Romero, presidente de Mercaflor, entidad que representa a 35 empresas.

En las flores que se compran a Colombia y Ecuador -rosa, clavel, astromelia-, el aumento ha sido del 20 % o incluso más, y se han producido atrasos en recibir pedidos, por dificultades en el transporte aéreo de estas mercancías.

Para el sector de las floristerías, este 1 de noviembre está siendo positivo en ventas lo que ayudará a recuperar los negocios tras las pérdidas del año pasado causadas por las restricciones de la pandemia, y se suma a un ejercicio que comenzó a reactivarse en la primavera de este año, según Romero.

Aunque no dispone de una cifra de volumen de ventas para Todos los Santos, estas son “buenas” y mantienen los niveles de 2019, aunque advierte de que las floristerías todavía tardarán dos o tres años en recuperar las cifras prepandemia y alerta de un “futuro incierto” por el aumento de los precios de la electricidad y cuestiones como el precio de las bolsas de plástico.

Además de la flor, para la festividad del 1 de noviembre también se venden macetas de crisantemos, que se utilizan para depositarlos en panteones o determinados nichos.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia