Ayer sábado, 11 de diciembre, tuvo lugar el acto de apertura de los trabajos de exhumación en la Fosa 126 de Paterna. En ella, se encuentran dos vecinos de Bétera, según indican los listados registrados. La intervención en la fosa 126 del cementerio de Paterna pretende localizar alrededor de 170 víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista procedentes de cinco “sacas” de los fusilamientos que se produjeron entre los meses de agosto y septiembre de 1940.

La Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática ha destinado 447.700 euros a los trabajos de investigación, localización, delimitación, exhumación y estudio antropológico en la fosa más grande del territorio valenciano.

Se trata de la segunda intervención que se realiza en esta fosa que ya fue intervenida parcialmente en el año 2012. Unos trabajos que fueron promovidos por las hermanas Josefa y Carmen Celda Soler, para exhumar los restos de su padre, José Celda Beneyto, de Massamagrell que fue fusilado el 14 de septiembre de 1940. A su vez, durante esta intervención se pudo enterrar los restos de 42 personas, 38 de las cuales eran vecinas de Massamagrell fusiladas el mismo día que José Celda.

La consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, asistió ayer sábado a este acto de homenaje a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo en Paterna, coincidiendo con el citado comienzo de los trabajos de exhumación de la fosa 126.

También asistieron al acto el director general de Calidad Democrática, Iñaki Pérez Rico; el diputado del área de Cultura de la Diputación de València, Xavier Rius; así como familiares de las víctimas, representantes de asociaciones de familiares y entidades memorialistas. El acto contó a su vez con la presencia de representantes municipales de localidades de procedencia de las víctimas como Massamagrell, Llíria, Bétera, Alcàsser, Xàtiva, Albal, Manises, Oliva y València, entre otras.

Pérez Garijo lamentó que 81 años después “todavía hay quién querría que no excavemos esta tierra porque no lo estiman prioritario”, una cuestión que la consellera ha considerado “urgente” para restaurar la decencia de un país o hacer una mínima reparación cuando el tiempo de la verdadera justicia ya pasó con la desaparición física de los verdugos.

 

Imprimir article
Comenta aquesta notícia