Después de los hechos sucedidos ayer miércoles 22 de diciembre por la mañana en nuestro municipio, el consistorio ha querido transmitir su más sentido pésame a la familia del vecino de Bétera asesinado y ha mostrado su rechazo y condena a cualquier tipo de violencia.

Por este motivo, a las 12.00 horas de hoy jueves, 23 de diciembre, se ha convocado un minuto de silencio en todos los edificios municipales.

La Guardia Civil detuvo ayer por la mañana a una mujer por matar a martillazos a un vecino en el transcurso de una discusión (según las declaraciones de los vecinos que escucharon gritos) que tuvo lugar en el domicilio de ella. Todavía se desconoce con exactitud el motivo de la fortísima discusión que causó el homicidio, el cual está investigándose. Lo que sí que podemos asegurar es que entre ellos no había ninguna relación sentimental, solo tenían amistad por frecuentar el mismo bar. En este sentido, cabe que decir que la primera información que llegó a los diferentes medios de comunicación, por parte de las agencias, era errónea y posteriormente la rectificaron en muchos medios.

Algunos vecinos de la zona vieron a la víctima dirigirse, alrededor de las 09.00 horas de la mañana, hacia la casa de esta mujer. Los hechos se producían hacia las 10.00 aproximadamente. Alrededor de las 10.10 horas el centro de salud de Bétera era alertado por varios vecinos que habían llamado al escuchar fuertes gritos en el interior del domicilio. Un médico del ambulatorio solo pudo certificar la muerte del hombre, por lo cual a partir de aquí fue la Guardia Civil, las primeras patrullas de la cual ya habían llegado a la casa, quien se hacían cargo del caso. El cuerpo de la víctima, con la cabeza destrozada a golpes, estaba tendido en el suelo y los agentes encontraron un martillo ensangrentado a poca distancia del cadáver. Cabe decir que, la víctima se apoyaba con una muleta porque de pequeño sufrió la polio y apenas tenía fuerza en las piernas.

Después de la alerta de los vecinos, acudió al lugar una patrulla de la Guardia Civil de Bétera, que la arrestó y, finalmente, fue trasladada al cuartel de la localidad.

A lo largo de la mañana, especialistas del laboratorio de criminalística de la Comandancia de Valencia estuvieron realizando la inspección ocular dentro del domicilio y la jueza de Instrucción número 3 de Llíria, en funciones de guardia, decretó sobre las 12.30 horas el alzamiento del cuerpo y su traslado en el Instituto de Medicina Legal de València para la realización de la autopsia.

Imprimir article
Comenta aquesta notícia